Lo Último

17 diciembre 2014

Un abrazo


Llega el tiempo del descanso bloguero, la proximidad de la fiesta de Navidad, hace que surgan mil y una ocupaciones familiares, así que solo me queda felicitar a todos los lectores de Siete en Familia y a todos los hombres de buena voluntad.

Que estos días sean de paz y de silencios interiores. Que saquemos los mejores sentimientos del ser humano, que valoremos la familia, la amistad y todo cuanto tenemos. Que el amor sea el verdadero protagonista , el único motivo que movió a Dios a hacerse niño por cada uno de nosotros.

He plasmado mi deseo navideño en un video con un villancico que nos encanta a cada uno de los siete miembros que formamos esta familia. Desconozco el autor y eso que lo he buscado. Espero os guste también a vosotros

¡Feliz y Santa Navidad!
¡Nos vemos en enero si D.q!


Tengo que andar con cuidado, piensa la mula
pues llevo sobre mí a María y al Niño.
Aun no sé cómo es, mas pronto nacerá
tengo que darme prisa y encontrar un lugar.

Que suerte tengo, piensa la mula
voy a correr,
conozco un sitio donde quizá
pueda nacer.
corred pastores, id preparando aquel lugar,
aquel lugar
pedid ayuda, dentro de nada
van a llegar.

San José va preocupado
pues hace frío
la noche es muy oscura y
va a nacer el Niño.
María le consuela y le dice
a José:
verás cómo esta noche estaremos
los tres.

Que suerte tengo, piensa la mula
voy a correr,
conozco un sitio donde quizá
pueda nacer.
corred pastores, id preparando aquel lugar,
aquel lugar
pedid ayuda, dentro de nada
van a llegar.

Tengo que darle mi aliento,
piensa la mula
mientras con la mirada no le deja un momento
es un Niño precioso, nunca vi nada igual
qué milagro tan grande en un pobre portal.

15 diciembre 2014

No es cuestión de números sino de calidad


La semana pasada en una comida familiar con mis hijos, surgió el  tema de los valores humanos y la defensa de los mismos. De la lucha contracorriente que en muchas ocasiones deben librar con sus compañeros y profesores de universidad.

Durante la misma fui expresando mi creencia cada vez mayor de que hay juventud sana, dispuesta a ofrecer toda su energía para blindar todos esos valores que enriquecen y hacen crecer al hombre. Una de mis hijas contaba: " Creo que soy la única en mi clase que está favor de la vida, de la virginidad, del respeto, del matrimonio, al menos la única que habla de ello... ", todos los valores que el ser humano necesita para su equilibrio espiritual y personal. Nos hablaba de verdadera intolerancia y de auténtico totalitarismo en su clase. Nos explicaba:” No hay diálogo sino imposición y crítica al canto, burla, rechazo, aislamiento,enfados, etc...”.

Me entristece cuando oigo generalizar sobre la juventud y su decadencia, yo sigo viendo a mucho joven heroico y coherente, basta echar una mirada por internet (donde hasta ahora podemos librarnos de la manipulación total) para descubrir la cantidad de movimientos juveniles, de testimonios personales, de actos verdaderamente memorables, por parte de jóvenes, para demostrarnos sus convicciones éticas y morales. Por eso los animaba a informarse sobre otros muchos  que piensan y actúan como ellos. 

También en este campo, las encuestas se equivocan .Cada vez me resulta más difícil creer en ellas, ofreciéndonos una juventud mayoritariamente sin ideales. Encuestas que buscan desprestigiar los valores morales, la mayoría de ellas realizadas en ámbitos favorables a vivir lo que esta sociedad hedonista les ofrece e iniciadas por intereses comerciales e ideológicos.

 A menudo podemos oír descripciones sobre los jóvenes como estas que he encontrado:

“Los jóvenes de hoy no parecen tener respeto alguno por el pasado ni esperanza ninguna para lo porvenir”.

“Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida, y le faltan al respeto a sus maestros”.

"Eso eso", dirán los agoreros de infortunios, pero resulta que estas citas que he puesto,  pertenecen al siglo IV antes de Cristo. La primera frase es de Hipócrates y la segunda de Séneca. Como veis la historia se repite una y otra vez.  No está el patio tan sucio como nos pueda parecer. Hay mucha esperanza y luz todavía . Como dijo un cardenal de la Iglesia católica : "Hace más ruido un árbol que cae que un bosque que crece".

Alentemos a nuestros jóvenes, démosles motivos para seguir en la lucha contracorriente, ofrezcámosles modelos de vida ; solo podremos hacerlo si nosotros nos empeñamos en ser testimonio ejemplares para ellos. Son la esperanza de los que pueden construir un mundo cada vez mucho mejor. No es cuestión de números sino de calidad. ¡A por ella! 

10 diciembre 2014

Atados a nada


Algunas de mis intenciones blogueras se me acumulan, ante las circunstancias personales que me toca vivir con mi enfermedad : Me entristece no poder ofrecerlas con mayor fidelidad, pero tiempo al tiempo. Dios es el que guía siempre los pasos así que a confiar en que publico cuando tengo que publicar. Hablando de pasos, aquí os traigo un nuevo capítulo de la serie sobre la vida contemplativa "Los pasos del silencio".

Me doy cuenta que en pocos lugares se está hablando de un nuevo año que el papa ha dedicado a un tema concreto. Desde el 30 de noviembre pasado hasta el 2 de febrero de 2016, el papa ha querido dar relevancia al "Año de la vida Consagrada". Con este motivo envió una carta a todos los consagrados, enumerando los objetivos que tiene su celebración.

Lo digo una y otra vez que publico un post sobre los consagrados en la vida contemplativa y no me cansaré de repetirlo y agradecer todo lo que estas almas hacen por el mundo y cada uno de los que acuden a ellas. No tengo ninguna duda alguna, de que Dios "tiene una infinita paciencia con el hombre" porque los orantes en clausura y en la vida activa están en continua súplica ante Él, confiados en su misericordia, "recordándole" que su Hijo vino para salvarnos : ¡A todos, sin que se pierda uno solo! Por eso estimo oportuno conocerlos,  acercarnos a ellos y ellas, por e-mail, por correo postal, con una visita, siempre, siempre ,siempre, cualquier petición que le confiemos será atendida. Sus puertas no se cierran a nuestras necesidades. Aprovechemos a estos magníficos intercesores ante Dios. Mi gratitud nuevamente a todos ellos y ellas. Un año muy especial para devolverles con la misma moneda : ¡Nuestra oración!

Hoy presento al "Eremo di Varazze" un convento masculino de la orden de los carmelitas, congregación religiosa que surgió alrededor del Siglo XII, cuando un grupo de ermitaños, inspirados en el profeta Elías, se retiraron a vivir en el Monte Carmelo, considerado el jardín de Palestina.En medio de las celdas construyeron una iglesia, que dedicaron a su patrona, la Virgen María, a quien veneran como Nuestra Señora del Carmen. Tomaron así el nombre de "Hermanos de Santa María del Monte Carmelo" .

Los Ermitaños de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo (o Carmelitas Ermitaños) son una rama de la Orden de los Carmelitas que se originó con los monjes ermitaños que, desde el siglo XIII, se convirtieron en la mayor parte en frailes mendicantes. Sin embargo, los Carmelitas Ermitaños de la rama masculina de la Orden de los Carmelitas no se consideran como los frailes carmelitas de la vida activa y apostólica. En la actualidad, los Carmelitas Ermitaños son comunidades separadas, hombres y mujeres que viven una vida de clausura, inspirados por la vida monástica antigua Carmelita, bajo la autoridad del Prior General de la Orden Carmelita de la Antigua Observancia (O. Carm.).

Nuestra Señora del Monte Carmelo es la patrona principal de este tipo de comunidades carmelitas. Esta rama se basa, por regla general, el primitivo carisma carmelitano de la Antigua Observancia, aún compartiendo la riqueza espiritual de la rama reformada de Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz.

En el convento de Varazze, situado en la ciudad italiana de la región de Liguria, a 45 kilómetros de Génova encontramos una comunidad joven, donde una vez más se nos invita a penetrar en la llamada de Dios a responder a su amor. Este episodio contiene textos bellísimos de San Juan de la Cruz. Os invito a tomaros tiempo para visualizarlo, no os arrepentiréis de hacerlo.

08 diciembre 2014

Midiendo mi fe



Estamos en un tiempo litúrgico donde me gusta pensar que está caracterizado por una palabra corta, sencilla, humilde, y llena de fuerza, me estoy refiriendo a la FE, en su sentido más literal. La que brilla cuando se entra en la oscuridad.  El Adviento nos prepara para acoger a Jesús nacido en una cueva de Belén, pero no podremos hacerlo, si ella no forma parte de nuestras vidas. En cualquier meditación que podamos realizar sobre este tiempo y el de Navidad, solo encontraremos personajes que creyeron en todo lo que se les decía y manifestaba. La fe de María, la de su esposo San José, puedo imaginarme también la de Joaquín y Ana, la de los pastores, la de los reyes magos. Todos aceptaron la palabra recibida por muy descabellada que fuera la invitación que se les hacía .

Y hace tiempo que  de forma recurrente cada vez que me pregunto sobre  mi fe, no puedo dejar de pensar en todos los cristianos que en este siglo XXI, les ha tocado vivir una irracional  y cruel persecución religiosa, hasta el punto de dar su vida o de caer en un trato infrahumano, donde en medio de un gran padecimiento siguen defendiendo su fe en Cristo; basta pasarse por la web de "Ayuda a la Iglesia necesitada" (enlace aquí ) para tener conocimiento de lo que estoy hablando. Os invito a visitar esta página a menudo.

Alguna anécdota podríamos encontrarla  en lo que explica un sacerdote de Qaraqosh, una ciudad de Irak, diciendo que cuando la asediaron, una familia no pudo huir porque la madre era anciana y estaba enferma. “Los presionaban todos los días para que se hicieran musulmanes, le decían que si no lo hacían matarían al marido y entregarían a la mujer a un soldado o la venderían” Hay un documento donde se desglosa los precios de venta de mujeres cristianas secuestradas. Las niñas de entre 1 y 9 años se venden por el equivalente a unos 140 euros, mientras que las mujeres mayores, de entre 40 y 50 años, se venden por algo menos de 50 euros. El resto tiene un precio intermedio.

Y en el centro de estas persecuciones, siempre leo la misma afirmación: “Dios me ha regalado muchas gracias a través del sufrimiento. Cuanto más sufres más quieres amar. El sufrimiento te hace parecerte más a Jesús porque él vino a sufrir”.

Todo esto no puede dejarme indiferente, es  una obligación que la caridad y solidaridad me imponen para  detenerme a pensar y reflexionar sobre mi fe. Una fe, que en esta Europa cada vez más descristianizada aún  puedo vivir en la comodidad : tengo iglesias por doquier donde puedo entrar a orar y no lo hago, tengo la Eucaristía a disposición cada día y no la tomo, tengo tiempo para un rosario y no lo rezo, tengo una televisión para ver todo lo que me apetece a cualquier hora , voy al fútbol, al cine, al teatro, no falto a mi partida de juego, pero no encuentro momentos para estar a solas con Dios. Tengo días oscuros y tristes y creo que con ellos la vida se viene abajo, sintiéndome el más desgraciado de este mundo... ¡Por favor, midamos nuestra fe!

Adviento es un momento propicio para plantearnos como la vivimos. Una forma de valorarla podemos encontrarla allí donde nos ha tocado manifestarla. Pensemos en nuestro trabajo, en nuestros compañeros, las amistades, la familia: ¿Pueden reconocernos como creyentes coherentes con la fe que profesamos?  Y ser congruente no se refiere solamente a cumplir con una serie de devociones privadas, o un modo de actuar correcto, sino sobre todo a esperar y confiar cuando nos sumerjamos en la prueba, en el sufrimiento, en el dolor, ahí también se soporta la persecución, la burla, la humillación. Pidamos  a la Virgen Inmaculada, en este día de su fiesta, vivir en todo momento  como Ella lo hizo , acordes al gran don que se nos ha regalado : "¡La Fe!".

 “Si en tu vida no sufres como cristiano, te tienes que preguntar si estás viviendo una fe auténtica” (Sabatina James, cristiana conversa perseguida)

04 diciembre 2014

Te llevaré siempre conmigo



Prometí en el post anterior poner la canción con la que se clausuró la misa de Gloria de Pepito. El título de la misma es : " "I will carry you" (Te llevaré siempre conmigo).   Todd Smith del grupo cristiano Selah, escribió y cantó para su hija Audrey Caroline Smith, que nació el 7 de abril de 2008 y murió unas horas más tarde . Una preciosa melodía que nos emocionó a todos. Algunos pidieron la traducción de la letra, así que el papá de Pepito la hizo a disposición de todos. En el vídeo podréis ver a Todd, su esposa, y sus otras cuatro hijas, en esta experiencia donde también dijeron "Sí a la vida" Una hermosisima forma de encerrar todos los post que le he dedicado  a Pepito. Espero os guste.

There were photographs I wanted to take
Things I wanted to show you
Sing sweet lullabies, wipe your teary eyes
Who could love you like this?

People say that I am brave but I'm not
Truth is I'm barely hanging on
But there's a greater story
Written long before me
Because He loves you like this

I will carry you
While your heart beats here
Long beyond the empty cradle
Through the coming years
I will carry you
All my life
And I will praise the One Who's chosen me
To carry you

Such a short time
Such a long road
All this madness
But I know
That the silence
Has brought me to His voice
And He says ...

I've shown her photographs of time beginning
Walked her through the parted seas
Angel lullabies, no more teary eyes
Who could love her like this?




Quería hacerte muchas fotos
Muchas cosas que enseñarte
Cantarte canciones de niños, y consolar tus lágrimas
¿Quién podría quererte así?

La gente piensa que soy valiente y no lo soy
Estoy al borde del abismo
Pero hay una historia mucho más grande
Escrita mucho antes que todo esto
Porque Él te quiere así

Te llevaré conmigo siempre
Mientras tu corazón late en mí
Mucho más allá del dolor
Por todos los años que están por venir
Te llevaré siempre conmigo
Toda mi vida
Y rezaré al que me eligió
Para llevarte conmigo

Tan poco tiempo
Tanto camino por andar
Toda esta locura
Pero estoy convencido
Que este silencio
Me ha acercado más a Él
Y Él me dice….

Le he enseñado fotos del principio de los tiempos
Hemos paseado por muchos lugares y mares
Cantado canciones de niños, aquí no hay lágrimas
Quién podría haberlo querido más que vosotros

01 diciembre 2014

Nos espera


Me preguntaba cómo podía concluir en mi blog la historia de Pepito, porque  su aventura continuará en todos aquellos que quieran que él forme parte de sus vidas, y se me ocurrió abrir la Biblia para ver como resume todo el mensaje que Dios ha dejado a los hombres a través de su palabra,  lo hace con la siguiente frase: “¡Que la gracia del Señor Jesús sea con todos. ¡Amén!”. No podía encontrar un término mejor para expresar todo lo vivido en este tiempo. Todo se resume en un regalo de gracia.
  
Este fin de semana me trasladé a Madrid con mi esposa, para asistir a una misa especial, muy especial, porque fui incapaz de imaginar lo que en ella me iba a encontrar. No, no era una misa funeral por el eterno descanso del alma de Pepito, sino una misa de Gloria, donde los padres hicieron hincapié en  lo que allí íbamos a celebrar con la presencia real de Cristo en la Eucaristía. La fiesta de un encuentro, la alegría de que un hijo de la Iglesia engrosaba la lista de los santos.  Los ornamentos litúrgicos del sacerdote, revestido de blanco, el cirio pascual encendido, las  hermosas flores que adornaban la iglesia también luciendo su blancor, nos invitaba a entrar en ese gozo que experimentamos la noche de Pascua con la Resurrección de Cristo, en esa alegría del Resucitado donde vivimos la victoria de Jesús sobre la muerte.

He repetido varias veces en este blog, una frase de San Pablo que me llena de alegría: “Ni el ojo vio, ni el oído oyó, ni al corazón del hombre llegó, lo que Dios preparó para los que le aman.” (I Corintios 2). Dicho en el castellano del S.XXI: ¡“Que no tenemos ni  puñetera idea de lo que Dios nos tiene reservado en nuestro encuentro con Él “! Ya podéis darle vueltas a  la cabeza con mil y una conjetura que os quedareis cortos.¡ Él sí sabe sorprendernos! Por eso expreso mi consuelo y gozo cada vez que leo las palabras del  apóstol, porque entonces encajan todas las lágrimas, angustias y sufrimientos de esta vida, unidos y ofrecidos a Cristo.La historia de los padres, y familiares de Pepito, desde que se conoció su diagnóstico de anencefalia, ha tenido muchos tintes. 

Imaginaos a Jesús en nuestros días; nos enteramos que va a dar una charla y enseguida reservamos las entradas on line para estar en los mejores asientos para escucharle. Llega el día esperado y zas, nos dice que "el que quiera seguirle, tome su cruz cada día", nos insiste en que"el que se ponga en camino siguiendo su senda, lo va a pasar mal, que va a sufrir persecuciones, burlas y calumnias  y que muchos perderán su vida si lo eligen a Él". 

Entrad en la escena por favor. ¿A quién le queda ganas de apuntarse?... En ese momento la mitad del auditorio abandona la sala. Jesús continúa hablando: “Amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen”, otros muchos no lo aguantan, se levantan y también abandonan el local. El resto de los asistentes, empieza a asustarse, ante lo próximo que Jesús pueda decir  y saber si aguantarán la nueva invitación que les haga. El panorama está cada vez más feo.  Jesús sigue su discurso : “Estas cosas os he hablado, para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción: más confiad, yo he vencido al mundo.” Uffff…, caray, menos mal,  menudo alivio para los que se han quedado. Esto les hace levantarse del asiento y ofrecer una gran ovación emotiva a Jesús. ¡Ellos se quedan!

Pues no es un cuento, ni una historieta, ni una anécdota simpática. Es lo que ocurrió hace un par de miles de años atrás y que sigue repitiéndose siglo tras siglo. Solo unos pocos son los que se atreven a seguir a Cristo con todas sus consecuencias. ¿Quién, está libre de las cruces de esta vida? ¿Quién en este mundo ha vivido sin sufrir algo? ¡Nadie!  ¿Y sabéis que pasa?... Que es una locura sufrir sin Cristo  si no lo tenemos.Que no se aguanta el padecer y por eso vemos lo que vemos.

Quien tiene a Jesús, lo entrega todo, porque quien sufre por alguien que ama, crece, se engrandece, experimenta que ha recibido mucho más de lo que ha podido dar. Quien tiene a Cristo sabe que ese sufrir no es eterno, que lo único eterno con Él será la Gloria, esa en la que ya se encuentra Pepito. Los padres de Pepito son de esos que se quedaron en el auditorio hasta el final, los que han experimentado muy de cerca que Jesús no les mintió, cuando les advirtió lo que significaba coger sus cruz y seguirle. No les timó cuando les planteó las persecuciones, las burlas,  y las incomprensiones, no les engañó cuando les dijo: “Venid a Mí los que estáis cansados y agobiados que Yo os aliviaré”, cuando contestaron sí a la vida, sí a lo que Dios les pedía.Ellos han ido quitando piedras de ese difícil camino, día tras día para seguir avanzando, para ir tras Aquél que anunció que era El Camino, la Verdad y la Vida. Han defendido a Pepito a capa y espada, a contracorriente, en medio de grandes tormentas y en largas oscuridades.

La misa de Gloria de Pepito reunió a muchísimos. La iglesia estaba a rebosar, en ella hubo lágrimas, claro que sí, como no íbamos a experimentar lo que el mismo Jesús expresó ante todos, ante la muerte de su amigo Lázaro, pero también pude percibir esa transformación que Pepito había logrado en todos los que asistimos. Allí todos estábamos convencidos de que Pepito vino a cambiarnos y tenemos la certeza de que en nuestra vida, él va estar siempre presente ayudándonos a mantener encendida cada día, nuestra llama de la fe. Allí en esa misa de Gloria,  yo pude vivir por un instante, la alegría  y el consuelo de las palabras de San Pablo: “Ni el ojo vio, ni el oído oyó, ni al corazón del hombre llegó, lo que Dios preparó para los que le aman.” Allí saboreé un trocito de ese cielo donde Pepito nos espera.



Me vais a permitir que me alargue un pelín más para un agradecimiento.  En primer lugar a los padres, abuelos, bisabuelos y demás familiares de Pepito por la acogida que nos dispensaron a mi esposa y a mí. Y en segundo lugar  a todas las personas que se me acercaron para alentarme a seguir escribiendo en el blog .Me sentí profundamente abrumado y emocionado, ante las numerosas muestras de cariño y afecto que me manifestaron. No es fácil bloguear en mis actuales circunstancias y el desaliento llama muchas veces a las puertas de todos los que se embarcan en esta aventura internauta, así que muchísimas gracias por haber renovado mis energías.

En la columna de la derecha del blog, he puesto  una imagen del gorrito de Pepito, si le clicas encontrarás todo lo que he escrito sobre él en esta bitácora. Algunos me lo pidieron espero haber respondido a su demanda. 

Y para finalizar, os anuncio que  en el próximo post de esta semana, publicaré la canción con letra y traducción con la que se terminó la misa de Gloria de Pepito y que tanto gustó, será un hermoso canto en honor de nuestro querido Pepito.  Muchas Gracias .

26 noviembre 2014

Carta a Pepito



Pepito nació ayer sobre las 17.40 y  hoy a  las 3 de la madrugada  se puso en los brazos de Dios. Sus padres escribían :

"Nuestro Pepito se nos fue al cielo a las 3, dejó de lucir en la tierra para brillar en el cielo que es donde merece estar, por ser todo un campeón luchador. Las 42 semanas de gestación mas 9 horas por si solito, todo un regalo!!! Mil gracias a todos que habéis estado hasta ahora, porque esto no acaba, si Dios quiere nos volveremos a encontrar!!!

Prometí a Pepito que le escribiría, así que mi homenaje hacia él lo dejo guardado en mi blog. Gracias a sus padres por permitir a mi familia y a mí mismo,  gozar de una experiencia , que nos ha ayudado a entender muchísimo mejor el amor de Dios.

Querido Pepito:

Por fin llegaste a este mundo, tus papás ya han podido tenerte en sus brazos, ya te acariciaron y besaron, ya contemplaron cada parte de tu cuerpo. Te hablaron, lloraron y te abrazaron, conscientes del poco tiempo que se les concedía para hacerlo, sumisos a una Voluntad que aún hoy no acaban de comprender al igual que todos los que nos hemos acercado y adherido a ella. ¡Menudos papis te han tocado! ¡Son fantásticos!

El misterio , la dura aceptación, las quejas nacidas del dolor, el desaliento, la soledad, la persecución ideológica de algunos , experimentar la impotencia, la oscuridad, las preguntas no respondidas, los silencios… ¡El gran misterio de Dios! ¡Nuestra enorme pequeñez ante sus designios!

¡La que has liado Pepito! Porque desde el día que nos enteramos  de tu diagnóstico, revolucionaste a todos los que te esperábamos. Hemos tenido que ir filtrando una y otra vez tantas cosas que nos impedían aceptar desde el primer día el diseño que el Creador había preparado para ti…  Esta sociedad tiene tanto polvo acumulado, que hemos tenido que ayudarnos unos a otros, a desempolvar nuestros  corazones y nuestra mirada para ir descubriendo la luz que traías a nuestras vidas , esa claridad que poco a poco ha ido asomando permitiéndonos aceptar y percibir el amor de todo un Dios hacia cada una de sus criaturas.

Pepito, has sido especial, muy especial. Te puso en el amor de tus papás, quienes te acogieron con enorme ilusión, pero parece que Dios se “hubiese arrepentido en el camino”. Te quiere tanto, tanto, tanto, que ha debido pensárselo mejor. No puede esperar toda  una vida para tenerte cerquita de Él y ha contado con la  renuncia generosa de tus padres que han aceptado devolver el valioso regalo  de tu vida con  el que Dios les bendijo. ¡Ha dolido, eso les ha dolido muchísimo! Y como alguien  me dijo, tal vez yo, no haya tenido ni idea de ese dolor...

No ha sido nada fácil para ellos, han tenido que enfrentarse a grandes incomprensiones, juicios y críticas por traerte a este mundo.  Pero ¿sabes una cosa? ¡A Dios nadie le gana en generosidad! Así que tranquilo, tus papás serán eternamente recompensados en grado inimaginable para ellos.

Allí, al cielo al que te has marchado, cuando estés tranquilo después de la fiesta que te han montado (vas a alucinar) empezarás a trabajar, cada día acompañarás a tus papás, le alentarás, le susurrarás las palabras necesarias para seguir en esta complicada vida que los hombres hemos construido, les ayudarás, te levantarás con ellos y te acostarás con ellos. No te olvides de hablarles, ellos lo han hecho durante los nueves meses que estuviste dentro de mamá. Luego, si Dios quiere, tendrás que cuidar de los hermanos que puedan llegar. Tú eres el primero, así que  ánimo, custodia a todos.

Sabes otra cosa ¡has alcanzado la santidad! En algún momento de tu fiesta celestial, vendrá Jesús y te va a poner una corona, si si, vas a ser coronado santo, sin ninguna duda podremos llamarte San Pepito. ¡Menuda suerte vamos a tener! Lo siento por ti, porque te vamos a dar un trabajo…Dios no te va a negar nada que le pidas, así que aprovecha, cuélate todas las veces que puedas para saltar en sus brazos y pedirle por todo aquello que vamos a encomendarte. Te pido querido Pepito que también la líes  bien liada allá en el cielo. 

Deseé mucho conocerte, al igual que mi familia, solo pudimos abrazar a tus papás con toda nuestra admiración. Me hubiese encantando cogerte un instante en mis brazos y darte el más fuerte de mis besos, así que encárgate de que pueda hacerlo un día allá arriba.

Me vas a perdonar, pero ya ves que las lágrimas no me dejan seguir, no porque esté triste, me hubiese gustado mucho que te quedaras, pero las separaciones de los que se quieren siempre duelen, así que no te preocupes porque  enseguida me pongo a celebrar con los míos tu triunfo. Cada día te buscaré y te hablaré. Seremos unos estupendos amigos. ¡Cuento contigo en mi vida!

Querido Pepito nos veremos. Un beso fuerte fuerte.
Te quiere:
Ángel

25 noviembre 2014

Nació Pepito


Esta tarde sobre las 17.40 nació Pepito, enseguida fue bautizado. Sus Padres están disfrutando de estos momentos de su presencia. 

Hoy pocas palabras salen de mi corazón, solo gratitud .¡ Una inmensa gratitud!  A estas horas, Pepito aún sigue siendo portador del mensaje de amor al que ha sido destinado . ¡Luchador hasta el final! 

Gracias a sus padres por el gran testimonio de fe y aceptación que nos dan. ¡Pepito te escribiré!

23 noviembre 2014

Omisión silenciosa


Vivimos tiempos complejos, y basta realizar esta afirmación para preguntarme ¿Cuándo no han sido difíciles para aquellos que han decidido seguir a Jesús? Sabemos que cargar con la cruz significa que se nos condena por un mundo donde el amor es rechazado. No olvidemos nunca que ha sido una elección nuestra, aceptar la invitación de Jesús: “Si quieres seguirme toma tu cruz cada día”. A Nuestro Señor no le dejaron en paz ni un solo día, lo persiguieron hasta verlo clavado en el madero, por eso no debe extrañarnos que nuestra vida de cristiano pise en sus huellas. Un cristiano cómodo donde la fe a veces se convierte en un acto social más, debe plantearse a quién está siguiendo.

¿A quién no le han preguntado con sarcasmo e ironía , si va a misa? ¿Cuántos no hemos caído bajo los respetos humanos en un silencio vergonzante? Vivimos tiempos difíciles para los cristianos, la persecución sigue creciendo, las burlas están en cualquier ambiente que nos movamos y la sensación de soledad y desaliento se apodera de los que quieren cargar con su cruz. Pues una vez más, debo dirigir mis palabras hacia el pastor que nos guía. El papa Francisco nos está ayudando a desprendernos de todas esas capas muertas que en nuestra vida de fe hemos ido acumulando. Son tiempos de coherencia, testimonio y valentía, así que hoy mi post va por una de esas omisiones silenciosas.

¿Por qué voy a misa? ¿He sido capaz de entender el acto voluntario y libre de asistir? Si no es así, debo pedirlo, cada vez que entre en la Iglesia. Tengo que  dirigirme al Señor, para que logre entenderlo, desear y amar la Eucaristía.

Voy a misa porque he sido invitado, no es mía la iniciativa, Jesús ha cursado su invitación personal a cada uno. Es el fruto de un deseo ardiente de Dios. Voy, motivado por el afecto que el Señor me tiene. Voy, porque quiero agradecer. La vida del cristiano debe ser un continuo” gracias al Señor”. Es un acto de amor al Padre para agradecerle por el regalo de Jesús

Voy a misa para dejarme transformar, para que mi vida cambie, para que mi entrega a los demás sea total, para que pueda amar al prójimo como a mí mismo. Voy , para entrar en el Cuerpo de Cristo que es la Iglesia. Voy,  para continuar caminando en la vida, renovado por la comunión con el Señor.

Voy a misa para aprender de Jesús a cargar con el hambre y sed de los otros .Voy porque sé lo que vale una de ellas. Porque no me dejo llevar por el sentir, sino por su valor. Porque sé que es el acto que más gloria puede dar a Dios. Voy porque quiero, porque lo deseo, y porque lo necesito. Leí una vez esta historia:

Hace muchos años, en la ciudad de Luxemburgo, un capitán de la guardia forestal se entretenía en una animada conversación con un carnicero cuando una señora ya mayor entró a la carnicería. Ella le explicó al carnicero que necesitaba un pedazo de carne, pero que no tenía el dinero para pagarlo.

Mientras tanto, el capitán encontró la conversación entre los dos muy entretenida, "un pedazo de carne, pero cuánto me va a pagar por eso?" preguntó el carnicero. La señora le respondió, "perdóneme, no tengo nada de dinero, pero iré a Misa por usted y rezaré por sus intenciones". El carnicero y el capitán eran buenos hombres pero indiferentes a la religión y se empezaron a burlarse de la respuesta de la mujer.

"Está bien" dijo el carnicero, "entonces usted va a ir a Misa por mí, y cuando regrese le daré tanta carne como pese la Misa". La mujer se fue a Misa y regresó. Cuando el carnicero la vio viniendo cogió un pedazo de papel y anotó la frase "ella fue a Misa por ti", y lo puso en unos de los platos de la balanza, y en el otro plato colocó un pequeño hueso. Nada sucedió e inmediatamente cambió el hueso por un pedazo de carne. El pedazo de papel pesó más.

Los dos hombres comenzaron a avergonzarse de lo sucedido, pero continuaron. Colocaron un gran pedazo de carne en unos de los platos de la balanza, pero el papel siguió pesando más.

Entrando en desesperación, el carnicero revisó la balanza, pero todo estaba en perfecto estado. "¿Qué es lo que quiere buena mujer, es necesario que le de una pierna entera de cerdo?", preguntó. Mientras hablaba, colocó una pierna entera de carne de cerdo en la balanza pero el papel seguía pesando más. Luego un pedazo más grande fue puesto en el plato, pero el papel siguió pesando más.

Fue tal la impresión que se llevó el carnicero que se convirtió en ese mismo instante y le prometió a la mujer que todos los días le daría carne sin costo alguno. El capitán dejó la carnicería completamente transformado y se convirtió en un fiel asistente de Misas todos los días. Dos de sus hijos se convertirían más tarde en sacerdotes, uno de ellos jesuitas y el otro del Sagrado Corazón. El capitán los educó de acuerdo a su propia experiencia de fe. Luego advirtió a sus dos hijos que "deberán celebrar Misa todos los días correctamente y que nunca deberán dejar el sacrificio de la Misa por algo personal".

El Padre Stanislao, quien fue el que me contó todos los hechos, acabó diciéndome: "Yo soy el sacerdote del Sagrado Corazón, y el capitán era mi padre".

"Sí supiéramos el valor del Santo Sacrificio de la Misa, qué esfuerzo tan grande haríamos por asistir a ella". Sto. Cura de Ars

21 noviembre 2014

Película



La semana pasada me topé con una película desconocida para mí, y confieso que me alegré de haberla encontrado cuando acabé de visualizarla, así que mi recomendación de cine para esta semana se llama . "De tal padre tal hijo".

Un matrimonio, padres de un único hijo, un niño de ocho años, reciben una llamada del hospital donde ella dio a luz con una sorprendente revelación. Un error inexplicable condujo en aquel tiempo a que el matrimonio intercambiara su bebé con el de otra pareja. Ambas familias se conocerán, y surge el dilema de si deben dejar las cosas como si nada no hubiera ocurrido, o poner a los chicos bajo la tutela de sus auténticos padres de sangre. Dilema intensificado porque uno y otro hogar son muy diferentes. En el primero, aparte de contar con un solo hijo, domina la cultura del esfuerzo y la disciplina, el padre ocupa un importante puesto en una empresa, y cree que su vástago debe luchar igual que él para ocupar su puesto en la vida. El otro lo forma una familia modesta y numerosa, donde hay menos sobreprotección y más humanidad.

Magnífica película del japonés Hirokazu Koreeda, director y guionista, que ganó el Premio del Jurado en el Festival de Cannes. Sigue la línea humanista de sus ilustres compatriotas Akira Kurosawa y Yasujiro Ozu, aunque con personalidad propia, sin caer en el puro mimetismo. Con adecuada parsimonia, Koreeda se toma su tiempo para describir a los personajes y las relaciones de padres e hijos, la influencia de las generaciones mayores sobre las más jóvenes, e incidiendo en la idea de que el aprecio o los reproches hacia los progenitores no tienen por qué conducir a repetir los mismos errores; se puede aprender y mejorar, sin plantearse disyuntivas tremendistas y excluyentes, cuando se tiene apertura de mente, magnanimidad.

No hay espacio en De tal padre, tal hijo para los sentimientos facilones, los reproches exagerados o la amargura producto del pesimismo. Gracias a la cámara de Koreeda tiene uno la sensación, simplemente, de ser testigo privilegiado de unos de esos pequeños grandes dramas con los que se teje la existencia humana, donde asoman los detalles de cariño y las desavenencias conyugales, o distintos modos de enfocar la educación. Los actores son estupendos, tanto los adultos que componen los dos matrimonios, como los pequeños víctimas de un intercambio, en cuyos detalles, al fin conocidos, también se descubren pequeñas miserias. 
Fuente (decine21)




Año: 2013
País: Japón
Duración : 120 m
Género: Drama
Dirección: Hirokazu Koreeda
Intérpretes: Masaharu Fukuyama, Ono Machiko,Maki Yoko,Lily Franky,Jun Fubuki,Megumi Morisaki,Kirin Kiki,Jun Kunimura
Guión: Hirokazu Koreeda
Fotografía: Mikiya Takimoto