16 abril 2014

32

Cinco años en el camino


Hago un paréntesis en mi descanso en este blog, porque hoy es un día especial.  Siete en familia, cumple cinco años ,y creo que es un buen motivo para romper lo planeado. No es fácil encontrar blogs tanto tiempo activos. Gracias a Dios, yo me rodeo de buenos amigos que siguen en la brecha, aportando su grano de arena para compartir con los demás. Anteriormente he podido celebrar también sus cinco primeros años como blogueros, y espero festejar con otros que los cumplirán.

Cuando un compañero de camino emprende otra ruta, tengo la sensación de quedar huérfano, aunque sean muchos otros los que me acompañan. Se me hace un nudo en el estómago ,y la tristeza fácilmente se instala en mi persona. Entiendo mejor el pesimismo de los discípulos de Emaús.

Varios amigos, a los que me siento muy, muy unido, han cerrado sus blogs. Su decisión no corresponde a un capricho pasajero. Aún con las explicaciones dadas, no puedo evitar echar en falta su presencia, y hecho muchísimo de menos, a quien me enseñó todo esto del mundo bloguero : Mi amigo Arcendo, que tanto me alentaba a seguir cuando ya no quería hacerlo. Su partida hacia el Padre, ha dejado un hueco enorme en la blogosfera. Por eso mi brindis en este cumpleaños es para él.

No es fácil. Todos los que mantenemos un blog, lo sabemos; todavía no he conocido a nadie, que no le haya asaltado la tentación de abandonar, aunque sea temporalmente. Vivimos muchos días de nuestra vida, en un mundo de arena donde las dunas nos impiden caminar , y continuamente hay que decirle al Señor: “Dame de esa agua” . Las tentaciones asaltaron a Jesús, precisamente en el desierto,y allí las venció.

Desde que entré en este espacio, tan sorprendente del mundo de los blogs, páginas y páginas, han conseguido que me convenza, de que los hay muy buenos. Muchos implicados en la defensa del hombre, como ser creado por Dios, merecedor de toda dignidad desde el momento de su concepción hasta la muerte. Numerosas aportaciones al servicio de los demás. Testimonios de sencillez y de heroicidad que hacen imposible, contener las lágrimas y elevar una acción de gracias a Dios por ello. Todo el conjunto, no ha hecho más que animarme a volcar en mi bitácora, mis logros y mis caídas; mis gozos y mis cansancios, a veces rozando la imprudencia, pero … ¡Dios sabe más! ¡Lo sabe todo!

Cuando abro la página de un blog, la observo, la miro, estoy atento a todos los detalles,desde el título del post, hasta la última publicación en su sidebar .Conozco el esfuerzo y dedicación que hay detrás de ella, acompañada de las mismas preguntas que yo me formulo: ”¿Qué puedo ofrecer a los otros? ¿Qué podrá ayudarles? ¿Qué les gustará? ¿No es amar de lo que se trata? ¿Y no está el amor, en los pequeños detalles?"…

¡Menudo trabajo! Pensar lo que se quiere escribir, plasmarlo, corregirlo, buscar imágenes que también interpelen, y refuercen lo expresado. Elegir un diseño atractivo, que lleve el sello de nuestra personalidad. Creo que la mayoría somos conscientes, de todo ese montaje y del esfuerzo generoso que conlleva.

Pero en mi caso, no siempre advierto el detalle ofrecido , no siempre estoy atento, y reconozco mi ingratitud cuando días después lo descubro. El amor, pide hilar muy fino, y en ocasiones no existe la disposición a hacerlo. El tiempo, nuestra vida ordinaria, con sus luces y sombras, no se alían con nuestra disponibilidad. Es cierto, que no siempre estamos en las mejores condiciones, para detenernos y corresponder como se merece, a quien ha preparado una página para los demás.

Sería fantástico, realizar un pequeño esfuerzo, en prestar atención a cada bitácora con la que nos topamos, más aún, con aquellas que descubrimos por primera vez. La caridad, debe ser el presente que ofrezcamos, al entrar en cada casa bloguera. Cada uno merece nuestra atención, después, la libertad de elegir. Misión imposible visitar a todos los que escriben, por eso cada uno, ha creado una selección con los que se siente más identificado, o atraído por la temática, o por simple empatía con el autor.

Mi petición de hoy, es una invitación, a prestar más atención a los blogs que visitamos. Si se nos ofrece un enlace, pues enlacemos si coincide con nuestra línea, si se nos propone un video, visualicémoslo; si se nos pregunta, contestemos. Y si hace tiempo que no le saludamos, practiquemos la cortesía de dejar al menos un gesto cordial. Me parece un buen propósito para estos días de Semana Santa. Una palabra de aliento, valorar su trabajo, reconocer que su blog vale la pena y es necesario en la red… He comprobado personalmente, que alguien lo ha retomado tras meses sin escribir, simplemente porque se pasa a dedicarle unas palabras.

Los blogs cristianos son algo más que un chat, o el compartir de una red social. Hay personas detrás de ellos , buscando avanzar, en su camino hacia el amor a Dios, compartiendo en ocasiones, lo que no se atreven a plasmar en otro sitio. Dando un testimonio de fe, que pertenece a lo más íntimo de su alma y que ofrece sin reservas a los demás.

¡Vaya no he logrado ser breve! lo lamento. Gracias a todos por el esfuerzo, tiempo y cariño que ponéis en vuestros blogs. Gracias a todos los que contribuis a mantenerlos, con vuestra lectura y aportando comentarios.Gracias a todos por el cariño que siempre me habéis manifestado; y por encima de todo, ¡Gracias a Dios por estos cinco años! 

10 abril 2014

13

Amar, escuchar, perdonar, ver, tropezar.. .¡Aprender!


Mañana empiezan las vacaciones escolares, así que me permito también, un descanso en el blog. Os dejo con un texto que me ha hecho bien encontrar, leer e interiorizar. Deseo que también sea de provecho para vosotros.

Estoy aprendiendo... Estoy aprendiendo a aceptar las personas, aunque cuando ellas me decepcionan,cuando huyen del ideal que tengo para ellas,cuando me hieren con palabras ásperas o acciones impensadas.

Es difícil aceptar las personas como ellas son, sin que sean como deseamos que ellas sean, es difícil, muy difícil , pero estoy aprendiendo.

Estoy aprendiendo a amar. Estoy aprendiendo a escuchar, escuchar con los ojos y oídos, a escuchar con el alma y con todos los sentidos.

Escuchar lo que dice el corazón, lo que dicen los hombros caídos, los ojos, las manos inquietas. Escuchar el mensaje que se esconde por entre las palabras vanas, superficiales;

Descubrir la angustia disfrazada, la inseguridad mascarada, la soledad encubierta. Penetrar la sonrisa fingida, la alegría simulada, la vanagloria exagerada. Descubrir el dolor de cada corazón.

Poco a poco, estoy aprendiendo a amar. Estoy aprendiendo a perdonar, pues el amor perdona, quita los rencores, y cura las heridas que la incomprensión e insensibilidad lo lastimaron.

El amor no alimenta resentimientos con pensamientos dolorosos. No cultiva ofensas con lástimas y auto conmiseración. El amor perdona, olvida, extingue todos los resquicios de dolor en el corazón.

Poco a poco, estoy aprendiendo a perdonar, estoy aprendiendo a descubrir el valor que se encuentra dentro de cada vida, de todas las vidas, valor soterrado por el rechazo, por la falta de comprensión, cariño y aceptación, por las experiencias desagradables vividas a lo largo de los años.

Estoy aprendiendo a ver en las personas su alma y las posibilidades que Dios les dio. Estoy aprendiendo,¡Pero como es lento el aprendizaje!,¡Como es difícil amar, amar como Cristo amó!

Todavía, tropezando, errando, estoy aprendiendo... Aprendiendo a no ver solamente ...mis propios dolores, mis intereses, mi ambición, mi orgullo, cuando estos impiden el bienestar.

Y la felicidad de alguien.¡Como es difícil amar, pero estoy aprendiendo!!.

07 abril 2014

10

Una vez más, se trata de amar


Todos hemos experimentado alguna vez, la  amonestación que alguien nos ha hecho a un acto, palabra o razonamiento ejecutado. El evangelio nos invita a tener este acto de caridad cuando somos conscientes de la necesidad de corrección.

Sí, es un acto de amor el poder ayudar a reparar equivocaciones, que la vanidad, orgullo y soberbia,  no dejan reconocer. Caminamos frecuentemente, con la certeza de poseer siempre la verdad, el conocimiento real de las cosas, y nos olvidamos de la percepción  que otros tienen de nuestros actos, que a veces, pueden progresar hacia el error.

Pero hay que tener presente, que para  corregir hay que aprender a ser corregido, y nuestra experiencia constata, que no es fácil. Para  aceptar con serenidad la censura , es necesario un valor especial , una renuncia al yo en grado heroico, una actitud de apertura que pocos están dispuestos a practicar.

Pretender corregir a quien no tiene las mismas ideas, donde las afinidades son escasas, o los razonamientos distan de los nuestros, puede convertirse también, en una intromisión a su libertad. Toda presión, reiteración o tozudez para querer convencer a otro de lo que es mejor para él , puede transformarse en una manipulación para salirnos con nuestro interés.

Opino, que antes de hacer comprender al prójimo su desacierto, hay que demostrarle y convencerle de que es amado. De que de verdad se busca su bien.  La paciencia, la caridad, la misericordia, la sensibilidad, son las luces necesarias a través de las cuales uno puede distinguir su error. Para llamar la atención al que yerra, además de la caridad, es necesaria la sencillez. Humildad ante cualquier muestra de superioridad que pueda asomar. El que es corregido debe comprender que quien lo amonesta, está en el mismo nivel para tener desaciertos. No es lo mismo decir: “Mira lo que has hecho” que “Mira lo que somos capaces de hacer”.

Llevo años, siendo testigo de uno de los males con los que el siglo actual  se está definiendo. La parlería y el griterío. Corregir y aceptar la corrección, exige un continuo compromiso de escucha y  mansedumbre por ambas partes.

Nos convertimos fácilmente en  predicadores implacables y moralistas insoportables hablando sobre el evangelio y su práctica. Lo usamos a conveniencia. Tenemos la cita apropiada para ofrecer a los demás, pero nos molesta y rechazamos, cuando nos toca recibirla. Y  muchas correcciones, que vienen envueltas, en el consejo amistoso,  en el amor fraternal ,son recibidas y despedidas de inmediato con enojo, obstinación  y desagrado, rompiendo los lazos de afecto que  unen.

Nuestra enseñanza debe ir acompañada de un sincero sentimiento de amor al prójimo. Tenemos que examinar, si nuestra advertencia, fue un acto de servicio al otro, o hemos buscado una satisfacción personal, que alimente nuestra vanidad.  El "Te lo había dicho. ¡Ya te lo había advertido! Peor para ti, si no me has hecho caso", delatará ,la verdadera intención de nuestra propuesta de rectificación.


“El hombre bueno se alegra de ser corregido; el malvado soporta con impaciencia al consejero”
 (Séneca, De ira, 3, 36, 4)

03 abril 2014

9

Todavía estoy en shock


Seguramente habréis visionado el testimonio e Joanne Milne, que la semana pasada apareció por las redes sociales y medios de comunicación. En ellos se mostraba como algo extraordinario,las lágrimas que Joanne no puede contener al poder oír por primera vez. Ella nació con el Síndrome de Usher y fue perdiendo vista poco a poco hasta quedar practicmente ciega.

Hace un mes fue intervenida para colocarle unos implantes y el resultado podemos verlo en el vídeo que acompaño. Sus palabras mezcladas con lágrimas fueron : "Ha sido la experiencia más emocional y abrumadora de mi vida. Todavía estoy en shock""No puedo dejar de llorar esto me va a cambiar la vida".

¡Dios mío! yo tampoco pude evitar conmoverme, con lo que mis ojos veían. Y no pude eludir la fuerza con la que me sentí interpelado. Tomé conciencia del valor de cada parte de mi cuerpo; desde la punta del dedo meñique del pie, hasta el último cabello del que Dios está pendiente de que se caiga. Me sentí invadido por un sentimiento de ingratitud hacia el Creador por tantos días, meses, años, sin agradecerle el sonido escuchado, el color distinguido, la caricia recibida,el aroma percibido,el sabor experimentado... 

¿Qué ha sido lo excepcional , lo impactante para que un acontecimiento apareciera como noticia universal? Que una mujer se emocionara ante la primera vez que puede escuchar el sonido. Esa es la primicia, eso es lo que asombra, cuando debería ser lo habitual. Que cruel es la rutina, impidiendo conmovernos, antes las maravillas que a diario se presentan en nuestra jornada.

¡Dios mio, que facilidad para transformar  tus dones! Lo extraordinario, cómodamente se va degradando, convirtiéndose muy pronto en común y repetitivo, en ingratitud y queja, acabando muchas veces en exigencia y obligación! Regalos inapreciados, que aún esperan ser abiertos y sorprender. Esa es la percepción que Joanne Milne, me ha dejado.

¿Cuándo y cuánto  hemos agradecido a Dios, poder gozar de nuestros sentidos, que nos permiten percibir lo que está a nuestro alrededor?

"Dad gracias, continuamente y por todo a Dios Padre, en nombre de nuestro Señor Jesucristo" Ef.5.20


31 marzo 2014

10

Lo que quieras


"Padre,me pongo en tus manos
 haz de mí lo que quieras;
sea lo que sea,te doy las gracias.

Estoy dispuesto a todo,lo acepto todo,
con tal que tu voluntad se cumpla en mí 
y en todas sus criaturas,no deseo nada más, Padre".
 Charles de Foucauld

Si somos capaces de afirmar esto con el corazón, entonces empezamos a dejar que Dios trabaje en nosotros, y comienza el gran diseño de Amor en el alma. Un plan que se inicia con una gran purificación , donde realmente se convierte en arcilla en manos del Alfarero.

Desaparecen las experiencias sensibles de la fe . Parece que personas y hechos nos dan la espalda. La vida de oración se torna árida, apareciendo una angustia que se hace insoportable, Asoma la duda de creerse abandonado de Dios, a quien no se deja de amar y desear ni tan solo un instante. No te crees escuchado, llega la desesperanza, te sientes solo ante el Sagrario, es entonces cuando la oración se vuelve más pura.

Resulta difícil comprender lo que es el abandono total en las manos del Señor. El mío, necesita renovarse a menudo porque dura muy poquito. ¡Comienza nuestra subida, no retrocedamos ! No volvamos a aquellas cosas a las que renunciamos por su amor.

"Cuando se ofreció ante mis ojos el horizonte de la perfección, comprendí que para ser santa había que sufrir mucho, buscar siempre lo más perfecto y olvidarse de sí misma. Comprendí que en la perfección había muchos grados, y que cada alma era libre de responder a las invitaciones del Señor y de hacer poco o mucho por él, en una palabra, de escoger entre los sacrificios que él nos pide. Entonces, como en los días de mi niñez, exclamé: "Dios mío, yo lo escojo todo. No quiero ser santa a medias, no me asusta sufrir por ti, sólo me asusta una cosa: conservar mi voluntad. Tómala, ¡pues yo escojo todo lo que tú quieres...!" (Santa Teresa de Lisieux)

29 marzo 2014

8

Dia de cine


Para los amantes del suspense, recomiendo una gran película estrenada en España en octubre de año pasado. Se trata de Prisioneros. Tenso y brillante Thriller sobre la situación angustiosa de un padre tras el secuestro de su hija. 


Sinopsis
Keller Dover se enfrenta a la peor pesadilla de un padre: Anna, su hija de seis años, ha desaparecido, junto a su amiga Joy, y a medida que los minutos se convierten en horas, le va invadiendo el pánico. La única pista es una destartalada autocaravana que estuvo aparcada anteriormente en su calle. Encabeza la investigación el detective Loki, quien detiene a su conductor, Alex Jones, pero la falta de pruebas lo obliga a devolverle la libertad. Aunque la policía sigue múltiples pistas, la presión va en aumento al saber que la vida de su hija está en juego. El desesperado Dover decide que no tiene más remedio que ocuparse personalmente del asunto, pero ¿hasta dónde está dispuesto a llegar este padre desesperado para proteger a su familia? 


El guion de Aaron Guzikowski (“Contraband”) perfila al detalle las muchas aristas dramáticas de los dos protagonistas —no tanto, las de los demás personajes—, al tiempo que, a través de numerosos giros inesperados, desarrolla una intriga de intensidad creciente, reforzada por una lúcida inmersión en la paternidad y la maternidad heridas, la tentación individualista de salirse del sistema y tomarse la justicia por su mano, y los singulares abismos de la locura y la maldad humanas. Más equívoca resulta la visión de la religión que presenta el filme, aparentemente crítica en su planteamiento y desarrollo —en cuanto el protagonista deja de vivir la caridad cristiana en que cree, y en toda la confusa subtrama del sacerdote—, pero elogiosa en su desenlace, como fuente de arrepentimiento y asidero ante la desesperación. 


La famosa frase “el fin no justifica los medios”, tan manida, tan usada a la ligera, tan equivocadamente dogmatizada, cobra sentido para el debate. ¿Qué fin? ¿Qué medios? No es tan sencillo, precisa de matices. Keller actúa de manera emocional, pero no exclusivamente así. Es decir, no solamente puede afirmarse que el ineludible examen de conciencia llegará, sino que ya ha llegado. Como muestra, el momento en que, rezando el Padrenuestro, es incapaz de pasar del fragmento “perdona nuestras ofensas” porque aún no puede cumplir las difíciles palabras siguientes. La acción necesita meditación, más de la por Keller empleada. Aun así, juzgarlo se presume demasiado difícil sin haber pasado por lo mismo.


Según lo anterior, la trama plantea más que aquello en lo que acierta a definirse, muy probablemente como puro reflejo de lo que, sin duda, se vive en una situación tan dramática: la angustia extrema y un torbellino indescriptible de emociones, donde decantarse por la razón frente al corazón es la prueba más dura. De todo esto se puede concluir que la película acierta más en el retrato del dolor que como manual operativo de las buenas maneras, probablemente porque no lo pretende. Ésa es ya labor del espectador: prevención, entrega, sacrificio, esperanza, sensatez y justicia, con el amor como origen, motor y destino.


A pesar de algún innecesario cabo suelto —como el cura que se toma la justicia por su mano, un cabo suelto en cuanto a la condición sacerdotal, más que a la concreta relación con la historia, absolutamente clara— y algún que otro tópico, “Prisioneros” destaca por su tensión de principio a fin, con un gran pulso narrativo y que se ve con una inevitable sensación de incomodidad, la propia de su temática.
Fuente : Cinemanet

 

Año: 2013 País: EE.UU.
Duración : 153 min 
Dirección: Denis Villeneuve
Intérpretes: Hugh Jackman, Jake Gyllenhaal, Paul Dano, Maria Bello, Terrence Howard, Viola Davis, 
Guión: Aaron Guzikowski 
Música: Jóhann Jóhannsson
Fotografía: Roger Deakins

27 marzo 2014

9

Algo va mal


Soy consciente de que hoy puedo tocar sensibilidades que dibujen en sus rostros, signos de pequeña disconformidad, pero deseo escribir sobre lo planificado . Hay bofetadas que tumban, que me muestran a una sociedad de ciencia ficción, donde lo antinatural, o irreal, va sustituyendo a lo que debería ser natural y real.

El sábado por la tarde paseaba por el centro de mi ciudad. En una de sus calles más transitadas, podía toparme con varias personas intentando conseguir, unas monedas que les ayudara a sobrevivir. Concretamente fueron cinco. Un señor de unos 50 años, con aire desarreglado, tumbado en la acera con un cartel de cartón. Un joven sentado en un taburete, tocando el saxo de forma fantástica, una pareja que manipulaban unas marionetas al son de  la música y una señora con su hijo en brazos que sentada en el suelo, permanecía inamovible ante el paso de la gente .

Las tiendas reflejaban aún, la crisis económica que se resiste a desaparecer ; pocos o ningún cliente dentro de ellas, excepto una que me llamó poderosamente la atención. Una de las más grandes, abierta hace un par de años dedicada a la distribución de material y comida para animales. Estaba a rebosar y con cola para pagar. No pude recibir una sacudida mayor en ese momento , al ver el contraste que me ofrecía la indiferencia de los transeúntes ante las personas mendicantes, y el interés de los clientes de la tienda de mascotas, buscando complacer a sus animales de compañía. Me entristeció de verdad.

Si un día aterrizamos en el aeropuerto Narita de Tokio, podremos encontrarnos con el hotel PetInn Royal, con una capacidad para 170 habitaciones. Cuenta con suites de lujo salas de entrenamiento, campo de ejercicios, aire acondicionado con purificadores y personal disponible las 24 horas. Pero no podremos alojarnos en él. El hotel ha sido concebido para el uso y disfrute de mascotas, se puede encontrar también precios más asequibles: jaulas a 50 dólares por noche, frente a los 190 dólares en las suites.

La cadena PetSmart por su parte, ha instalado 20 hoteles para mascotas en sus almacenes.Según New York Times, la industria de mascotas alcanza actualmente un valor de 37.000 millones de dólares. Las ventas en EEUU de complementos para mascotas, sin incluir alimentos ni servicios, alcanzan los 8.300 millones de dólares. La venta de estos complementos crece un 7% al año.

En Australia, algunos propietarios tienen la oportunidad de utilizar la primera máquina de resonancia magnética para mascotas. El coste por el uso supone para cada propietario un desembolso de 900 dólares.En París ciertos restaurantes no permiten entrar con niños pero sí con perros.

Rache Jonson, comentaba: “Nos prodigamos en gastos con nuestras mascotas a un nivel de cuidados y comodidad que los ancianos de nuestras residencias solo pueden envidiar”. El seguro de estas mascotas cubre casi todo, incluso el tratamiento de problemas de comportamiento .En los últimos 10 años los animales domésticos, dejaron de tener su lugar en los patios, para ocupar sitio dentro de las casas con comodidades, con un lugar reservado a la mesa, y con fechas marcadas en el calendario para eventos importantes.Los propietarios gastan alrededor de 2.200 millones de dólares.

Dave Duffied, fundador de la compañía software of Philanthropy, y su esposa,Cheryl, donaron 93 millones de dólares a una fundación que establecieron en 1999 para promover el bienestar de las mascotas. 

Me confieso defensor de todo lo que tiene vida. Denuncio el maltrato y matanzas que se hace al mundo animal. Apruebo que se acojan a mascotas (muchas de ellas han dado alegría a personas  que no tienen a nadie). Pero con todo mis respeto;creo que cada cosa, tiene que estar situada en su sitio y no lo está.

Conozco a una persona cercana, que no para de lamentarse, por las penurias que pasa económicamente. Ha conseguido de la asistenta social, recoger comida mensualmente y no duda en proclamar, que" la operación de su perro le ha costado 90 euros,y que esas intervenciones tendrían que estar subvencionadas", tampoco lo priva de llevarlo a la peluquería y comprarle el juguetito novedoso. 

Mi conclusión de todo este gran drama – porque lo es- aquello que me deja petrificado es la siguiente: Para eliminar el hambre y la desnutrición, se requeriría una inversión anual de 19.000 millones de dólares, solo 2.000 millones más de lo que invierten los europeos y estadounidenses en alimentos para mascotas cada año. Estas cifras me golpean.  La diferencia está, en  que los millones necesarios no resultan reales en la adjudicación para este fin . Los invertidos en gastos para mascotas, pasan desapercibidos, sin que la mayoría conozca lo que este negocio proporciona. 

Hoy vuelve a mi mente la imagen de los hambrientos, abandonados, maltratados, asesinados…, y percibo mucho llanto sin encontrar quien los consuele. No es natural que haya niños que mueran de hambre, mientras hay perros que de manera antinatural se alojan en hoteles de lujo o portan collares de piedras preciosas. Dudo  que ellos, sepan distinguir un diamante de una piedra de río.

Dejo para  comentar en otra ocasión, la mentalidad instalada en este último siglo donde se  antepone la adopción  de animales de compañía , a tener hijos . De inclinarse hacia los cuidados y gastos necesarios de las mascotas acogidas, antes que a los ancianos en casa.

La querencia por los chuchos y otros animales a estos niveles , sólo indica el grado de inmoralidad al que han llegado las sociedades opulentas.

24 marzo 2014

19

Inevitable que no lo seamos jamás


Cuanta fantasía dirigida hacia el futuro… cuánta paz robada; Cuanto miedo, cuánta congoja.

¿Porqué rechazo la serenidad el momento presente? No hago más que angustiarme por lo que será mañana. Todo se convierte en inquietud: la salud, la casa, el trabajo, la vejez, los hijos, los parientes, la política… ¿Por qué ese empeño en vendarse antes de que la herida se produzca?

¿Cómo puedo saber lo que ocurrirá mañana? Cada evento será determinado por factores que hoy son imprevisibles y desconocidos. No quiero perder el tiempo realizando cábalas que me alejan de la realidad. Tengo que pensar en el hoy.  A menudo  en nuestras vidas somos absorbidos por nuestras preocupaciones y nuestras dificultades

¿Porqué cuesta tanto, vivir con empeño y paz cada hora, como si fuese la primera, la única, la última? Si nos paramos a reflexionar es para reírse. En lugar de saborear la hora presente de cada día, nuestra mente está discurriendo en la siguiente o en la última de la jornada. Conozco a muchos ,que el domingo por la tarde, son incapaces de seguir disfrutando del merecido día de descanso ,pensando en que el lunes deben enfrentarse a su trabajo. Estoy convencido de que el mal humor que se apodera  en muchas ocasiones de nosotros y que solemos pagar con los demás, nace en el desasosiego de vivir en un tiempo irreal, donde la mayoría de las veces, nuestras inquietudes no adquieren la forma esperada.

Y los que vivimos con el don de la fe ¿Acaso Dios, no está cerca de mí, con una Providencia prometida?... En el presente, no hay lugar para  fantasmas. ¡Él vive en el hoy y ahora! El Evangelio me garantiza esta Presencia Divina, que me invita a confiar en Dios, Padre. 

Nada en mi vida ocurre por casualidad: Sabemos que todo es, querido y permitido, por un Dios, que ha querido definirse como Padre. Aunque nuestra noción de ese atributo, quede años luz de todo lo que significa en Él ,disponiendo  todas las cosas para el bien de los que lo aman, de aquellos que él llamó según su designio"(Rm 8,28)

Blaise Pascal en unas interesantes reflexiones sobre la grandeza y miseria de la condición humana  recopilada tras su muerte, en un libro titulado Pensamientos, logra expresarlo de forma genuina :

"No nos limitamos jamás al tiempo presente. Anticipamos el porvenir, como demasiado lento en venir, como para apresurar su curso; o recordamos el presente para detenerlo como demasiado pronto, tan imprudente que erramos en los tiempos que no son nuestros, y no pensamos en el único que nos pertenece; y tan vanos, que pensamos en los que ya no son nada, y dejamos escapar sin reflexión al único que subsiste. Es que de ordinario el presente nos lastima. Lo ocultamos de nuestra vista, porque nos aflige, y si nos es agradable, nos pesa el verlo escapar. Tratamos de sostenerlo para el porvenir, y pensamos en disponer las cosas que no están en poder nuestro, para un tiempo a que no estamos seguros de llegar.

Examine cada cual sus pensamientos, y los encontrará completamente ocupados en el pasado y en el porvenir. Apenas pensamos en el presente; y si pensamos en él, no es sino para pedirle luz para disponer del porvenir. El presente jamás es nuestro fin: el pasado y el presente son nuestros medios, sólo el porvenir es nuestro fin. Así, jamás viviremos, sino esperamos vivir; y disponiéndonos siempre a ser felices, es inevitable que no lo seamos jamás".

22 marzo 2014

4

Día de cine


Me gusta la idea de retomar la revisión de películas de mi videoteca , encontrándome con algunas joyitas del séptimo arte que muchas veces, pasaron desapercibidas o no estrenadas en las carteleras españolas. Así que empiezo con un film que no me dejó indiferente. Se trata de “Sin Destino” basada en la novela homónima de Imre Kertész, ganador del Premio Nobel de Literatura en 2002.


Gyorgy Köves, es un joven judío hungaro de catorce años residente en Budapest, cuya vida se ve repentinamente sacudida cuando su padre es enviado a un campo de concentración. Gyorgy comienza entonces a trabajar en una fábrica, hasta que un día es apresado en un control de carretera y enviado junto con otros judios al campo de concentración de Auschwitz. A partir de ese momento, el protagonista iniciará un duro periplo por varios campos de exterminio nazis, donde conocerá el horror, el hambre y las penalidades, aunque también aprenderá la importancia de valores como la esperanza, la dignidad o la amistad




Sin destino”,dirigida por Lajos Koltai,empieza con una hermosa banda sonora(obra de Ennio Morricone)a Koltai le interesa mucho la parte visual. Ha colocado como directora de fotografía a otra húngara, Gyula Pados, que ofrece una estética pictórica de gran belleza. Las imágenes parecen salir del cine del pasado. Hay que reconocer que, tras el inicio un poco lento, la película sabe remontar el vuelo conforme avanza la trama e ir captando gradualmente la atención.Reconoceremos a Daniel Craig –en un rol bastante secundario como sargento estadounidense–, que rodó esta película antes de ser elegido como nuevo James Bond.



Año: 2006
Países: Alemania, Hungría, Reino Unido
Dirección: Lajos Koltai
Intérpretes: Marcell Nagy, Béla Dóra, Bálint Péntek, Áron Dimény,Daniel Craig
Música: Ennio Morricone
Fotografía: Gyula Pados
Premios: 2005: Festival de Berlín: Sección oficial de largometrajes
                2005: Premios del Cine Europeo: 2 Nominaciones a mejor banda sonora y mejor fotografía
Mi valoración : (8)


Podéis verla en este enlace : Película Sin Destino

20 marzo 2014

10

Sed buenos


La semana pasada, en una de las meditaciones que escuché, acababa con una oración del Padre Arrupe que brindó a los sacerdotes, en el retiro que les predicó en  Cagliari,  en el año 1976. A mí me encantó en cuanto la leí y cada vez me gusta más, a medida que la interiorizo. Un ruego ,que se aplica también a cualquier bauitzado, así que me permito cambiar allí donde pone  "sacerdote" por "cristiano" para todo aquél que quiera responder a tan magnífica invitación.

Sed buenos: 
La maldad parece que está adueñándose del mundo; la maledicencia y la malevolencia ocupan cada vez mayores espacios y penetran cada vez más profundamente. 

Sed buenos: 
El cristiano debe ser ciertamente el hombre de la santidad, de la fe, de la esperanza, de la alegría, de la palabra, del silencio, del dolor. Pero debe, sobre todo, ser bueno: debe ser el hombre del amor.

Sed buenos: 
Buenos en vuestro rostro, que deberá ser distendido, sereno y sonriente; buenos en vuestra mirada, una mirada que primero sorprende y luego atrae. 

Buena, divinamente buena, fue siempre la mirada de Jesús. ¿Lo recordáis? Cuando Pedro fue alcanzado y traspasado por aquella mirada divina y humana, lloró amargamente. 

Sed buenos en vuestra forma de escuchar: 
De este modo experimentaréis, una y otra vez, la paciencia, el amor, la atención y la aceptación de eventuales llamadas.

Sed buenos en vuestras manos: 
Manos que dan, que ayudan, que enjugan las lágrimas, que estrechan la mano del pobre y del enfermo para infundir valor, que abrazan al adversario y le inducen al acuerdo, que escriben una hermosa carta a quien sufre, sobre todo si sufre por nuestra culpa; manos que saben pedir con humildad para uno mismo y para quienes lo necesitan, que saben servir a los enfermos, que saben hacer los trabajos más humildes. 

Sed buenos en el hablar y en el juzgar: 
Sed buenos, si sois jóvenes, con los ancianos; y, si sois ancianos, sed buenos con los jóvenes.

Sed contemplativos en la acción: 
Mirando a Jesús -para ser "imagen de Él"- sed, en este mundo y en esta Iglesia, contemplativos en la acción.Estad siempre abiertos y atentos a cualquier gesto de Dios Padre y de todos sus hijos, que son hermanos nuestros. 

Sed santos: 
El santo encuentra mil formas, aun revolucionarias, para llegar a tiempo allá donde la necesidad es urgente; el santo es audaz, ingenioso y moderno; el santo no espera a que vengan de lo alto las disposiciones y las innovaciones; el santo supera los obstáculos y, si es necesario, quema las viejas estructuras superándolas… 

Pero siempre con el amor de Dios y en la absoluta fidelidad a la Iglesia a la que servimos humildemente porque la amamos apasionadamente.
¡Sed buenos !

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...