Lo Último

22 octubre 2014

No busca fastidiarme


A medida que uno avanza en la vida espiritual, le invade el deseo cada vez mayor de amar a Dios, y la mejor demostración que uno puede hacer del amor, es someterse a la voluntad del que se ama. "Señor, quiero hacer tu voluntad”. ¿Quién no eleva a Dios este deseo pronunciado con el corazón, cuando se penetra en la vida de los que nos precedieron realizando la misma petición? 

Hoy por hoy puedo decir que en mi vida se ha convertido en una jaculatoria repetida muchas veces a lo largo de la jornada. Es necesaria porque descubro que muy fácilmente me olvido de ese ofrecimiento. Basta cualquier contratiempo para darme cuenta lo fácil que resulta tirar por la borda el propósito depositado ante el Señor. 

¿Realmente sé ver la mano de Dios en cada acto de mi jornada? Pues no; Desde que descubro que una piedra se atraviesa en mi camino, hasta llegar a plantearme que ahí tal vez esté la voluntad del Señor, ando preocupado y turbado con otros razonamientos que me quitan la paz  generando intranquilidad,  incertidumbre, preocupación… Otras veces llega a asustarme esa Voluntad divina, reduzco a Dios a los míseros planteamientos humanos. Por eso necesito esa jaculatoria durante la jornada. ¡Una gran falta de fe, que grita como los leprosos: “Jesús hijo de Dios, ten misericordia de nosotros" (Lc. 17,13)

“Señor quiero hacer tu voluntad”. A menudo esta petición me plantea otros interrogantes: “¿Y si me pide esto, o aquello?” Pienso más en la carga que a menudo no existe, que en la liberación que puedo experimentar. ¿Qué me va a pedir? …Todo lo que emana de Dios, es amor y misericordia. Dentro de esas dos palabras, se encuentran la justicia, el perdón, el gozo, la felicidad. Y eso es lo que Él quiere para mí. Lo que me ha preparado desde la eternidad. 

¿Qué entiendo cuando digo “quiero hacer la voluntad de Dios"? Estar dispuesto a vivir en todos los momentos, aquello que se identifica con Él. Es el Camino, la Verdad y la Vida. Todo lo que pueda pedirme será fruto de un amor hacia nosotros. Ese AMOR que no hay manera de entender en su plenitud  en este mundo. Va a pedirme que si puedo amar al cien por cien no me conforme con el noventa. No importan las circunstancias en nuestras vidas, si nosotros queremos y conformamos nuestra voluntad a la de Jesús, esto va a culminar siempre en la gloria final a Dios. Nosotros, probablemente, no necesitamos saber todos los detalles, como María, debemos confiar, rendir toda nuestra voluntad a su AMOR. Solo eso: “Hágase en mí según tu voluntad”

Dios solo puede dar amor, solo puede pedirme aquello que va a ayudarme a encontrarme con el amor, y para ello tengo que cuestionarme si mi corazón está libre para hacerlo. Si estoy atado a cosas, que aun siendo lícitas y buenas, hacen que no pueda correr hacia Él. Argumentos en contra todos los que se quieran: “Es que no  tengo libertad, y para amar hay que ser libre .¿Qué va a pedirme Dios, que sea desgraciado? ¿Que viva una vida amargada?" …A ver si nos enteramos de una vez. ¡Dios nos ama! Que no quiere fastidiarnos, ni amargarnos la vida. Aquí el único que busca nuestra ruina, es el diablo. El gran padre de la mentira es el que nos engaña de verdad una y otra vez… ¡Y no aprendemos! Así viene lo que viene: tristeza, desolación, angustia, desesperación, y por desgracia muchas veces la perdición del alma, que se le entrega en bandeja para toda la eternidad.

Dios no es carga, no limita; no está al margen, le importo; no es un tirano, es mi padre; no está fuera, lo llevo dentro. Y como decía el papa Benedicto: “¡No tengáis miedo de Cristo! Él no quita nada, y lo da todo"  

20 octubre 2014

¡ La abrazan !


Ya sabéis los que seguís este blog que soy el hombre de las frases impactantes. Siempre que me topo con una que sacude todo mi interior la releo una y otra vez,  intentando penetrar cada vez más en toda la carga y mensaje que ella me trae. Esta vez ha llegado a través de un joven  estudiante de periodismo de 22 años recién llegado del Líbano, preocupado por la persecución religiosa que se vive en esa zona. Al igual que las  terribles imágenes que nos muestran los estragos de la hambruna, en diversas partes del planeta, me invade la sensación de que nos hemos  inmunizado ante el dolor ajeno. Sentimos rechazo a lo que los medios de comunicación nos presentan, llegamos incluso a soltar un quejido de repudio, pero lo cierto es que media hora más tarde hemos olvidado lo visto y nuestra conciencia vuelve a seguir su ritmo de serenidad.

Y he aquí que el testimonio de un joven, vuelve a darme esperanzas de que este mundo puede cambiar. Confieso que me siento avergonzado cada vez que palpo la fe en aquellos que solo les queda su confianza ciega en que Dios está con ellos. 

Jaume Vives que así se llama el protagonista testimonial, nos cuenta que pensó que le iría bien conocer  las declaraciones  de valor, amor y fe de estos perseguidos por el nombre de Jesús. Y suelta la frase que me interpeló esta vez: “No arrastran su cruz, la abrazan”. Madre mía que bien ha definido la forma en que muchos de nosotros cogemos la cruz: ¡Arrastrándola!

No quiero que perdáis el tiempo con mi reflexión, porque vale la pena leer toda la entrevista que Inas Benguría le hizo y que se encuentra en el blog Res pública (clic aquí para leerla). Os dejo con un párrafo para dejaros con las ganas de seguir leyendo.

“...Y es gente que tiene todos los motivos para rebelarse contra la principal causa de su sufrimiento y de su persecución, Dios, pero que lejos de coger ese camino deciden abrazarlo. No arrastran su cruz, la abrazan. Al fin y al cabo eso es la fe, confianza, y aquí la gente confía en Dios, aun cuando todo parece ir en su contra y Dios parece haberles abandonado. Aquí en Occidente es rara esta confianza en Dios, porque muchas veces pretendemos con nuestra limitada inteligencia entenderlo todo, y lo que no logramos comprender lo rechazamos. Allí lo que no logran comprender lo aceptan, lo abrazan”.

16 octubre 2014

Un papa incomprendido


Me da la impresión de que en la red no se está promocionando como se merece otro gran acontecimiento para la Iglesia. El papa Pablo VI será beatificado la próxima semana si D.q. concretamente el domingo 19. Descubro atónito que muchos desconocen la noticia. 

¿Y por qué este “aparente desinterés” por la figura de Pablo VI? No sabría responder a la pregunta. Tuvo un pontificado muy difícil, porque no fue amado y comprendido por todos, pero la Iglesia fue su gran amor. ¿Por qué Pablo VI desató tanta controversia? ¿Por qué, sobre todo, hubo tantas tensiones en el cuerpo eclesial con relación a este Pontífice? Porque su pontificado coincidió con el Vaticano II y su aplicación correcta, cuando todas las tendencias eclesiales deseaban oír únicamente lo que les interesaba, seguir con unos comportamientos que ya practicaban y, en resumen, llevar a la Iglesia según su manera peculiar de entender el Evangelio. En estas circunstancias, la presencia de un Papa que pretendió conscientemente que en la Iglesia posconciliar no hubiese vencedores ni vencidos y que, por otra parte, creyó siempre en su misión personal e intransferible de confirmador de la fe de todos los creyentes, no podía ser popular.

Los ultraconservadores pintaban a Pablo VI como un poseído de progresismo que estaba desviando la Iglesia hacia eso que ellos llamaban «la nueva Iglesia montiniana, judía y masónica». Los conservadores, pero sin ultra, después de desconfiar de Pablo VI, pensaban que era el hombre providencial que estaba frenando el progresismo de la Iglesia, aunque creían también que quienes le rodeaban hacían que más de una vez cayera en ese progresismo que debía combatir. Los ultraprogresistas creían que Pablo VI era simplemente un Papa aterrado que se había convertido en un freno permanente de la Iglesia. Los progresistas pero sin ultra decían que Pablo VI daba una de cal y otra de arena. Y los simples católicos, creyentes normales que no militaban en bando alguno, se limitaban a amar al Papa, pero no terminaban de saber cuál de los diversos rostros que de Pablo VI le pintaban aquí y allá era en realidad el verdadero.

Si a todos estos radicalismos se le echaba esa punta de pasión que muchos añadían, queda trazado el esquema de cómo y por qué los católicos se atacaban los unos a los otros en nombre de la fidelidad al Magisterio, esgrimiendo cada uno su trozo de Pablo VI como arma de ataque. Porque la verdad es que el destino de Pablo VI -nacido en tiempo tan dividido- fue el de ser desguazado por unos y por otros. Y si esto es una falsificación de cualquier hombre, cuanto más lo sería en un hombre que, por su vocación de padre de todos, parecía haber tomado el afán de equilibrio como lema de su vida.

Pablo VI fue un gran Papa que amó, ante todo, la verdad incluso cuando podía parecer desagradable, como en el caso de la Humanae vitae; y que amó la justicia aun cuando es atrevida, como en el caso de la Populorum progressio. Pero su tema central fue la fe y no solamente la vida o el sistema social. Con mente elevada y pulso firme, Pablo VI condujo las complejas tareas conciliares que amenazaban con desorientarse.

Fue un Papa que comprendió no sólo a las masas, sino también a las élites; fue el Papa de la caridad, pero también de la verdad, sin la cual no hay caridad. Supo decir palabras ciertamente nuevas en las relaciones internacionales. Tuvo un magisterio y un ministerio completos, madurado tras una larga experiencia y la piedad profunda de una vida admirable que concluyó en la serenidad de la fiesta de la Transfiguración (6 agosto de 1978, domingo), inmediatamente después de la puesta del sol, en la colina de Castelgandolfo.

Su muerte llegó tras una breve enfermedad, y sorprendió y conmovió al mundo entero que, de repente, se dio cuenta de la grandeza espiritual y moral del Papa fallecido y de la grave pérdida que con su muerte sufría la Iglesia y la Humanidad. Su proceso de beatificación sigue adelante y su figura es viva y actual, con sus dudas y perplejidades, y también con sus certezas radicadas en una visión de fe sólida.
(Vicente Cárcel Ortí)

Producciones Goya pone a partir de mañana en las librerías un impactante documental que redescubre la figura de este pontífice injustamente criticado y olvidado. Merece la pena penetrar en la vida de este gran papa. Os lo recomiendo.

11 octubre 2014

¿Otra decepción?...


En diciembre de 2014, nos espera ,una nueva gran superproducción bíblica. Se trata de Éxodo: Dioses y Reyes, dirigida por Ridley Scott. Basada en el libro bíblico de "El Éxodo" y algunas de las historias del Antiguo Testamento, que narrará la vida de Moisés. Desde el día en el que nació, pasando por su adopción en la familia real egipcia, su desafío hacia el faraón y la liberación de los hebreos de la esclavitud, hasta su fallecimiento.


El papel del hombre que separó las aguas del mar Rojo lo encarnará Christian Bale, reconocido por su interpretación en la saga de 'El caballero oscuro', mientras que Joel Edgerton ('El rey Arturo') dará vida a Ramses, el faraón al que se opondrá. 


El reparto es de lujo, econtraremos en ella a Christian Bale, Joel Edgerton, Ben Kingsley, Sigourney Weaver y Aaron Paul entre otros. Alguunas escenas fueron rodadas en Almeria.


Parece ser que al igual que Noé, la película viene con nueva polémica biblica.  Empezando por críticas de tipo étnico y acabando por declaraciones del mismo Ridley Scott. Ya me huele a chamusquina, cuando en las críticas leo "basada" es una alarma que se me enciende. Porque la interpretación "ad libitum" a veces es desorbitada.  Noé fue una gran decepción para mí, espero y deseo que el trailer que presenta a la película Exodo, se corresponda a  las expectativas que me ha generado. La experiencia de estas megaproducciones que generan tanta polémica antes de su estreno , me dice que el desencanto será el protagonista. Espero al menos, poder contemplar una buena puesta en escena, una fotografía estupenda, una banda sonora que me cautive y unos efectos especiales deslumbrantes. ¡Creo que me he pasado pidiendo! Esperaremos pacientemente a diciembre si Dios quiere.

Os ofrezco uno de los primeros trailers aparecidos en español y el último en versión original que apareció el 1 de octubre


10 octubre 2014

In Memoriam (Shane)



9 octubre 2014 (2.00 am) - 9 octubre 2014 (6.15 am)
Hoy pensaba hacer un post, pero al final he pensado que sobraban las palabras. Prevalecen las emociones, el silencio, la contemplación, la reflexión, la gratitud y la  consolación .

Los padres de Shane han dado un gran testimonio de fe, lo mismo que están haciendo los de Pepito. Shane y Pepito comparten la misma historia. Gracias a la red, pude seguir la historia del primero y comprobar que vivía muy cerca la del segundo, así que tengo la certeza de que serán unos estupendos amigos. 

Seguí en su página de facebook (click aquí para verla) a los papás de Shane, donde han ido compartiendo sus experiencias. Como me han hecho mucho bien, quería tenerlos en mi blog, así que mi recuerdo para  ellos .

Shane cumplió su misión. Ha movido muchos corazones y la inmensa mayoría ha sabido poner sus ojos en el cielo. Intercede por todos nosotros Shane. ¡Disfruta del paraíso eternamente!

08 octubre 2014

¡Yo estoy!


Que facilidad para poner en nuestra boca, frases que se han convertido en uso común de muchos cristianos hablando de su relación con Jesús : "Jesús mi mejor amigo, el que nunca falla" "Me siento seguro con Jesús" "Lo que Jesús quiera". Pero... ¿Lo experimentamos en lo más profundo de nuestro ser? ¿Nos creemos de verdad que Jesús, está acompañándonos en todos los momentos de nuestra vida, en lo más cotidiano? Si así fuera, en muchas de nuestras decisiones podríamos decirle con total seguridad "¿Te ocupas Tú verdad?"...

Me encontré un vídeo en la red donde puede aplicarse mi reflexión para hoy. Os invito a verlo. Yo sí me imagino a Jesús actuando así en mi vida, otra cosa es que muchas veces sea yo el que me olvide de esta cercanía, de esta verdad  en la que tanto nos insistió : «Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo». (Mt.28, 16-20)


"¿Por qué te confundes agitándote?. Déjame a cargo de tus cosas y todo se calmará. En verdad te digo que cada acto de verdadero y completo abandono en Mí, produce el efecto que deseas y resuelve las situaciones espinosas.

Abandonarse en Mí no significa atormentarse, confundirse y desesperarse, elevando luego hacia Mí una plegaria agitada para que Yo haga lo que tú quieres; sino que es cambiar la agitación en oración. Abandonarse significa cerrar plácidamente los ojos del alma, alejar el pensamiento de la tribulación y descansar en Mí para que yo solo obre, diciendo: Ocúpate Tú. Se oponen al abandono, la preocupación, la agitación y el querer prever las consecuencias de un hecho.

Cierra los ojos y déjate llevar , cierra los ojos y déjame trabajar, cierra los ojos y piensa en el presente, alejando el pensamiento del futuro como si fuera una tentación, reposa en Mí creyendo en mi bondad y te juro por mi amor que diciéndome con abandono, ocúpate Tú, Yo me ocupo de lleno, te consuelo, te libero, te conduzco.

Y cuando te debo llevar por un camino diverso del que tu ves, yo te adiestro, te llevo en mis brazos. Aquello que te angustia y te hace un inmenso mal es tu  razonamiento, tu pensamiento atormentado y continuo, el querer resolver todo aquello que te aflige.

Cuantas cosas obro Yo cuando el alma se vuelve hacia Mí en sus necesidades tanto espirituales como materiales y me dice: Ocúpate tú. Obtienes pocas Gracias cuando te confundes para  producirlas tú mismo; obtienes muchísimas cuando la oración y la confianza en Mí son completas. Tú, en tu dolor, oras para que yo obre, pero para que obre según tú crees... No te diriges hacia Mí sino que quieres que yo me adapte a tus ideas.

No obres de este modo, ora como Yo te  he enseñado en el Padrenuestro: hágase Tú voluntad así en la tierra como en el cielo, es decir, dispón Tú de esta necesidad como mejor te parezca, para nuestra vida eterna y temporal.

Si me dices de verdad, hágase tu voluntad,  Yo intervengo con toda mi omnipotencia y resuelvo aún las situaciones más cerradas y difíciles. No te desanimes, cierra los ojos y dime con confianza: Hágase Tú voluntad, . Te digo que Yo me ocupo y que intervengo y hasta obro milagros cuando es necesario. No te angusties  si la situación empeora, cierra los ojos y di: Ocúpate Tú. Te digo que no existe una medicina más poderosa que una intervención mía de amor.

Tú eres ansioso, quieres evaluarlo todo, pensar en todo y es así como te abandonas en las fuerzas humanas y, peor aún, en los hombres, confiando en la intervención de ellos. Esto es lo que obstaculiza mi intervención. ¡ Cómo deseo este abandono de tu parte para poder beneficiarte! Cómo me duele verte angustiado.

Es justamente tu alejamiento de Mí que te convierte en presa de las iniciativas humanas, por eso no dudes, reposa en Mí, abandónate en Mí para todo. Yo distribuyo tesoros de Gracia cuando tú te encuentras abatido. Obra divinamente aquel que se abandona en Dios.

Cuando ves que las cosas se complican, di con los ojos del alma: Jesús ocúpate Tú. Haz esto en todas tus necesidades y verás continuos y silenciosos milagros."

06 octubre 2014

YO SOY EL QUE SOY



Me llamó mucho la atención, descubrir que los judíos que van a orar al muro de las lamentaciones, llegado el momento de terminar sus oraciones y  retirarse, no lo hacen girándose, sino que caminan muy despacio hacia atrás. ¿Por qué? … la respuesta es lo que me hizo que me detuviera a reflexionar sobre ello.

Cada viernes, antes de que el sol se ponga, el muro se llena de solemnidad. Allí encontraremos impecablemente vestidos con su reconocida ropa negra, la kipá y el talit (el gorro y el manto que tantas veces hemos visto en imágenes), a numerosos judíos esperando la llegada del Sabbat. El lugar se llena de  todo tipo de súplicas, llantos, promesas y letanías que emanan de los rollos de la Torá hasta rebotar contra las enormes piedras sagradas.

"¡Cómo dar la espalda a  algo tan sagrado!" Es la respuesta que encontrarás cuando interrogues sobre la forma de abandonar el muro. La contemplación de estas escenas  me lleva a considerar algunas actitudes externas ante lo divino en la sociedad de hoy. Conductas a veces irrespetuosas, que se han introducido como “lo habitual”, en nuestra presencia ante el Señor.

Se ha descuidado el sentido de lo sagrado en muchos católicos practicantes. Se confunde la cercanía, la confianza, y el trato con Dios, poniéndolo como una mas de nuestras amistades. En esta corriente de hoy día en la que no se duda mezclar todo lo alcanzable, no es difícil encontrar  la de lo sacro con lo profano, y en esa combinación, Dios no queda "bien parado".

Parto de la base que lo importante es la actitud que representan nuestros actos, pero hay que tener en cuenta también el lugar donde se producen. No es lo mismo ir a la playa que ir a la iglesia. 

La descristianización de este mundo,ha ido debilitando a muchos cristianos. Se han buscado fórmulas entre los creyentes para acercarlos a Dios, y muchos han caído en el error de presentar sucedáneos en lugar del original. Una sociedad creada, a la que cada vez más, le cuesta reconocer los valores humanos, llevándose en su caída el sentido ético, moral y religioso.

Pero yo tengo la convicción de que mucho “freno”, en el avance de una vida coherente con la fe que se profesa, la tenemos los que nos declaramos practicantes. Hemos endulzado tanto nuestra relación con Dios, que nos olvidamos de que es el Altísimo, el Creador, el Omnipotente, el que se merece toda gloria y adoración. Nos hemos atrevido a utilizar los  mismos calificativos que usamos para cualquier "colega nuestro".  

Es entre los católicos, donde percibo una mayor pérdida de lo sagrado. No ha habido ni un solo domingo de todo este tiempo de verano, donde no  me haya encontrado con iglesias donde se hablaba sin parar a la espera de que empezara la santa misa. Personas que pasan delante del Sagrario sin un acto de adoración, posturas y vestimentas inapropiadas...Es igual, lo que importa es la actitud interior, mantienen algunos. 

Tenemos que cuidar las pequeñas cosas, porque como dijo Jesús “El que es fiel en lo poco, también es fiel en lo mucho”. Es el sentido común, quien nos dice, que uno debe vestirse de acuerdo a las circunstancias, siempre decorosamente, pero la sacralidad del lugar santo pide que uno se vista decentemente.

¿Qué pensaríamos si alguien acudiera a la playa con pantalones largos, zapatos y camisa para pasar allí el día? Pues lo más triste sería, que esta visión nos pareciese más descabellada que asistir a la santa misa, en pantalón corto, chancletas o tirantes. 

Dios es Padre, pero ante todo es Dios. Basta leer la aparición ante Moisés dictándole detalladamente como debía estar ante su presencia."No te acerques. Y descálzate, porque el lugar donde estás es sagrado" (Ex.3,5)

No se puede juzgar a nadie, muchas veces se ignoran las circunstancias de cada uno. Tal vez alguien salga del trabajo y esa sea su única oportunidad de ir a misa. Lo deplorable es cuando queremos “encajar” la misa en nuestro ocio. Así la metemos “de camino”; por eso ya vamos preparados con la ropa adecuada para “el después”… y no para lo más importante.  Y qué contar del móvil... Realmente Dios pasa a segundo lugar. Algunos salen para responder a la llamada, otros están atendiendo a los wasaps que llegan, porque están en silencio y se puede disimular.

Ahora sí, si nos invitan a una boda… ¡ay amigo! como nos vestimos, cuanto tiempo dedicado a presentarnos impecables, a nadie se le ocurre pensar en shorts, bambas, ni  playeras…

Pues la Misa es el gran banquete, lo más grande de este mundo, y quien aún no vislumbra esta realidad, debe pedirle a Dios que le ayude a entenderlo, porque es el alma de nuestra fe. ”El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna” (Jn. 6.54)

Si acudimos a las basílicas de Roma, o a la de Guadalupe, o a los santuarios de las apariciones marianas nos encontraremos que allí no permiten pantalones cortos, vestidos sin mangas o escotes provocativos. El pudor y el respeto nos deben guiar. No abogo por hacer de la ropa el centro de atención. Pero si me gustaría que reflexionáramos: que nos hemos pasado al otro extremo, olvidando que vestir y actuar respetuosamente  en los lugares santos no es un asunto baladí. Como escribió Confucio: "Si no se respeta lo sagrado, no se tiene nada en que fijar la conducta".



04 octubre 2014

Hoy va de libro


Hoy la recomendación del fin de semana va a ser  de un libro espiritual . Libro que me es muy grato compartir por la cercanía que me unía al autor; hablo en pasado, porque el  1 de junio del presente año, partió a la casa del Padre. Una amistad con una relación casi paternal que se inició en el año 1982. Durante mucho tiempo fue mi director espiritual. Justo un par de meses antes de su fallecimiento, me envió un ejemplar de libro con una hermosa dedicatoria: “Para que la lectura y meditación de los salmos, te ayude a gustar y saborear toda la  dulzura y los tesoros espirituales que el Espíritu Santo se ha dignado inspirar en ellos.”

Pues a los amantes de los salmos, os aconsejo este estupendo libro titulado : "Delante de los ángeles para ti salmodiaré" escrito por el P. Pedro Cura Lluviá, perteneciente a la congregación religiosa de los Cooperadores Parroquiales de Cristo Rey.


Los 150 salmos explicados brevemente y haciendo una lectura cristiana de cada uno de ellos. ¡Apasionante!

El Padre Pedro, declaraba en una entrevista: (Religionenlibertad

"Yo diría que es un joyero de 150 joyas que son los 150 salmos. Son como un compendio de toda la Sagrada Escritura. En ellos Israel canta las gestas de Yahvé en favor de su pueblo. Es patente la fidelidad de Dios a pesar de las infidelidades de Israel. Son como un recorrido por todos los libros históricos, sapienciales y proféticos del Antiguo Testamento. Son además una proyección hacia el Nuevo Testamento: anuncian al Mesías Salvador. Jesucristo y los Apóstoles citan los salmos. Son como el anuncio gozoso de la nueva economía de la gracia de la salvación proclamada en el Nuevo Testamento.

En los Salmos se encuentran todas las formas de oración: la alabanza, la bendición, la acción de gracias, la petición de perdón, la súplica confiada. Y se ve siempre en ellos reflejado el estado de alma que se está viviendo, y la forma más apropiada para elevar el corazón a Dios de la forma más conveniente".

01 octubre 2014

La mamá


Oteando en mi pasado, me hubiese costado percibir por entonces, que palabras como : el honor, la coherencia, la lealtad, el compromiso, el respeto, la conciencia, lo racional, la nobleza, el deber, la responsabilidad y tantas palabras primas hermanas de éstas , se desinflarían , se vendrían abajo de forma latente, entre aquellos que un día juraron ante Dios, o ante su conciencia que iban a dedicarse por completo al bien de los demás. Esos que hoy suelen llamar  “la casta política”.

Hay otras que han ocupado su lugar: el cargo, la incongruencia, la deslealtad, la inconsciencia, los títulos, los honores, ¡la corrupción!...  y una lista cada vez más larga que crece a velocidad vertiginosa.

Y ante ello, a mí me invade la frustración, el desencanto, la impotencia, la tristeza, el llanto y unos cuantos sentimientos más ante la deshumanización de quienes nos gobiernan. 

Gracias a Dios la repulsión de los pro-vida en las redes sociales y en numerosas páginas webs, ante la retirada de la ley del aborto que el PP llevaba en su programa,  ha sido fantástica, por eso no voy a entrar más en el tema. 

No creo en “el mal menor” porque como es sabido, sigue siendo “un mal”; como aquello de “ es una mentira piadosa”, ”una mentirijilla”… pues no señor. No existen las mentiras piadosas. La mentira es siempre mentira en toda su pureza y crudeza, con todas las consecuencias hacia el mal.

Que cada uno actúe en consecuencia. Lo que tengo claro es que "yo" decido no votarlos, porque han puesto la defensa del no nacido, en una balanza, donde ha pesado más el rédito político que la salvación de una muerte atroz de muchos inocentes. ¿Cuánto vale la vida de uno de ellos? ... Con la ley que tenían prevista sacar adelante , no se conseguía la victoria sobre el aborto, pero se lograba el nacimiento de muchos y hubiese ayudado a recibir un redoblado aliento, en esta lucha por cada vida concebida.

Como al final de la película "La lista de Schindler" a  más de un político, puede presentársele un día la misma reflexión que Oskar Schindler se hizo, cuando percibió el valor de un ser humano : "Podría haber salvado a una persona más y no lo hice"

Me cuesta entender que no haya habido más dimisiones en el partido que prometió la reforma de ley sobre el aborto. Primero porque han mentido y segundo por dejar que la cultura de la muerte siga entre nosotros. Muchos de los distinguidos diputados se declaran católicos practicantes.  ¡Señores!... que hay que ser coherentes con lo que se manifiesta. Que el cargo , los honores,  el coche oficial, el sillón parlamentario, no puede anteponerse a la verdad. Que hay muchos cristianos perseguidos y asesinados a causa de su credo, que no dudan en dar su vida por defenderlo. ¡Que es muy fácil tranquilizar la conciencia, pensando que a mí no me toca!

Y ¿qué hay que hacer? Pues seguir combatiendo, porque cada vez somos más los que nos atrevemos a defender la vida desde su concepción, hasta su muerte natural. Y hay que batallar con todas las fuerzas que a diario se nos ofrecen, para dar testimonio acorde a lo que creemos, así que desde este pequeño blog, una vez más uso la que se me ha concedido este año, que está teniendo un poder descomunal. Los que seguís esta página, ya conocéis la historia, para los que no, os aconsejo entrar en ella. Podéis hacerlo con los dos post anteriores que escribí sobre los protagonistas, -Reinas de la vida (clic aquí) y Pepito (clic aquí) -.

Algunos no pueden acceder a los comentarios, o no suelen leerlos, así que estoy seguro que muchos se perdieron la confesión de vida que la  heroína de la historia compartió. Una verdadera bofetada a toda “esa casta” de  achantados, que ni siquiera se atreven a utilizar la mayoría parlamentaria, que les ha sido otorgada para imponerse.

Llenemos la red de testimonios osados, avergoncemos a los que solo buscan réditos electorales y a los que optan por una vía fácil. Me callo. Os dejo con una valiente de verdad:

“Lo importante es que esa personita que llevo dentro es luz, vida y esperanza, Sí, una persona desde el momento de la concepción pese a que muchos se nieguen a verlo, para mi perfectito solo con sentirlo y mucho antes de llegar a sentirlo.

Los médicos, te plantean, ¿para que llevar un bebe que va a vivir unos minutos y morirá....? Pues muy fácil, primero es mi hijo, ¿quién no lucha por un hijo hasta el final cuando no quedan fuerzas casi ni esperanzas? Segundo , no es mi vida, no tengo derecho a decidir si merece o no vivir, Dios me lo da, Dios se lo lleva cuando quiera, y tercero, hay muchos testimonios que dicen: ” vivió unas horas, unos días o incluso minutos”, pero la verdad no es así.

Pepito lleva 33 semanas de vida, da igual que viva de mí, o que se valga por si solo al nacerm unos instantes, su corazón late en todo momento más fuerte que un roble, y me da miles y miles de patadas, es muy cañero, siento una conexión especial, pongo la mano en el vientre y me responde, le pongo música y reacciona, tiene hipo y puedo ver y prever que al final se cansa del hipo incómodo y se termina retorciendo. 

Observo y contemplo lo que una persona tan pequeña es capaz de mover....oraciones, eucaristías, testimonios, lagrimas, alegrías, uniones que se fortalecen, rencores que se alejan, personas que se vuelcan por un desconocido, o que me preguntan por él directamente, grupos de oración que nos encomiendan sin conocernos.....y así puedo seguir.....Pepito mueve montañas más que muchas personas, y así nos lo demuestra cada día y momento que compartimos con él, sus padres y yo estamos muy orgullosos de todo lo que lucha por vivir, y pregunto yo: ¿Todavía hay alguien que duda que Pepito no es vida ???"...

29 septiembre 2014

Limpios y aseados


Leí hace días una reflexión que me hizo detenerme en un párrafo de la misma , impidiendo que siguiera con el resto en ese momento. Hablaba del infierno, de los que se condenan . Que difícil es apartar la imagen de un Dios, que parece estar detrás de la esquina esperando a vernos caer para condenarnos.

San Juan Pablo II, nos ayudó muchísimo a entender la misericordia infinita del Señor  que espera que todos los hombres se salven y gocen con Él en la vida eterna.  En mi lectura, tropecé  con  algo que muchas veces había meditado ,pero  que siempre acababa en una imagen un poco “indefinida” , consiguiendo que no me alargase en ella. 

En un ejemplo sencillo, entendía con claridad lo que ya sabía. Las palabras encontradas adquirieron un grado de nitidez , que me ayudaron a conocer una gran realidad : ¡No es Dios el que condena  a un alma!

El libre albedrío, con el que venimos a este mundo, nos permite elegir la forma de presentarnos ante la vida  eterna.  ¡A buenas alturas lo descubro!... pero ya sabes  que las cosas del Señor se viven de forma íntima , y difícil de exteriorizar  cuando se perciben en el momento más simple y menos esperado.

La frase que interrumpió mi lectura fue la siguiente: "Por lo tanto, aunque  Dios mandara entrar un alma sucia al Cielo, ella misma se negaría a entrar por vergüenza".

Lo ví clarísimo y es muy fácil de recrear en nuestra imaginación : ¿Quién osaría entrar sucio y con toda la ropa manchada en un banquete nupcial? ... Enseguida experimentaría  que se equivocó acudiendo de esa forma, descubriría que aunque los novios insistieran en que pasase al interior, la vergüenza, le impediría complacerles. No pudiendo asistir,  el sentimiento de tristeza se apoderaría de él  y se volvería lamentando no poder gozar de la fiesta a la que acudió confiado.

Recordemos que Jesús mismo nos explicó que su reino es semejante a un banquete de bodas (Mt 22,1). Todos hemos sido invitados a participar de esa gran fiesta, y el evangelio insiste en algo externo pero indispensable para presentarse , como es el vestido para la celebración. Hay que entrar con la prenda apropiada. Hay que elegir , la que lleva colgada  la etiqueta: "Vida de gracia", que además es totalmente gratuita . Una vez puesta, hay que  mantenerla limpia hasta la entrada  del convite.

Sí ,lo sé, es una explicación muy pueril , pero … ¿Por qué voy a complicarlo con razonamientos complejos?...

¿Está sucia tu ropa?... no te preocupes, se lava con confesión . La deja impecable.