15 enero 2011

21

¿LAS ORACIONES DE UNA MADRE?



Un gran testimonio para nuestro sábado mariano, comprobando una vez más  el papel intercesor de María para llegar a Dios.

Desde hace unos meses, en las librerías norteamericanas se encuentra una obra, No turning back. A witness to mercy [No hay vuelta atrás. Un testimonio de la misericordia], cuyo autor es de los que tienen una vida que contar. Se trata del padre Donald H. Calloway, que narra en él de forma pormenorizada la historia de su conversión.

"En 1992 mi vida cambió drásticamente",  "Tuve una experiencia de conversión profunda después de tocar fondo."

Y fondo de verdad! Ahora, con 31 años quien se desempeña como asistente del rector del Santuario Nacional de la Divina Misericordia en Stockbridge, Massachusetts, el Padre Calloway había sido un joven fuera de control que se encontraba inmerso en todo, desde el abuso de drogas al robo.


"Yo había pasado por todo lo que un niño podría hacer hasta la edad de veinte años," . "Mi madre se había casado tres veces y no teníamos religión. La familia era muy hedonista. Hubo una espiral descendente en mi vida."

Todo comenzó en Virginia Beach – por su padrastro en el ejército - y continuó cuando la familia se mudó a California. Drogas, sexo, fumar y beber - todo a la edad de 11 años. "Es una escalada hasta el punto de salirse de control", ahora cuenta. "Nos mudamos cerca de Los Ángeles. Después a Japón. Esto sacudió mi mundo."

Desarraigado así de forma continuada de sus amigos y su entorno, el joven Donald Calloway había decidido enseñar una lección a sus padres. Tan pronto como llegaron a Japón, se convirtió en un "infierno" para ellos. Se relacionó con gente equivocada y empezó a usar "increíbles" cantidades de drogas - el opio, la heroína, el alcohol todos los días, incluso la inhalación de los vapores de la gasolina.

Eso llegó hasta la base militar así que huyeron a un país extranjero, cometiendo delitos - robo de "enormes cantidades" de dinero, coches, ciclomotores. Incluso se involucró haciendo recados para los japoneses de la "mafia" (Yakuza).


"No tenía ninguna preocupación por nada ni nadie", dice el Padre Calloway, cuya madre sufrió una crisis, llegó a consultar a un sacerdote, y se convirtió al catolicismo - algo joven, Donald no sabía nada. También se vio obligado a regresar a los EE.UU. La policía interceptaron incluso los teléfonos de la base militar para tratar de conseguir al joven, y finalmente aprehendieron. Cuando lo hicieron, Calloway escupió en la cara de uno de los policías militares. A estas alturas tenía 15 años con el pelo largo y una boca muy sucia - tan salvaje que estaba encadenado y fue deportado.

Lanzado fuera de Japón, Calloway regresó a los Estados Unidos, donde le dijo a su madre que él la odiaba, pero accedió a entrar en un centro de rehabilitación. En poco tiempo se escapó de allí y volvió a las drogas en una escala aún más grande. La heroína, crack, LSD, estimulantes, tranquilizantes. Y entonces las chicas. "Llegó un punto en el que inicié la "Gran Muerte " y que viví en lugares como el tronco de un árbol""En Louisiana, terminé en la cárcel. Fue un caos absoluto".

Estaba abadonado, con el pelo hasta la cintura, tatuado. Se trataba de "un ciclo de vida hacia la muerte." Hubo otro intento de rehabilitación, pero por supuesto, que no alcanzó finalizar exitosamente. De hecho, el consumo de drogas se hizo aún más pesado nuevamente.

"Entonces, una noche en 1992 supe que mi vida cambiaría radicalmente, de que algo iba a suceder en mi vida a causa de un cambio radical", dice. "Sabía que algo iba a suceder. Algo iba a suceder."


Fue esta súbita y poderosa intuición peculiar que le cambió la vida - un sentimiento tan poderoso que él rechazó las llamadas de amigos para salir de fiesta como lo hacía todas las noches. Todavía tiene problemas para explicar exactamente lo que sucedió ¿Las oraciones de una madre?

Durante un tiempo Calloway se mantuvo en su cuarto en espera de este desconocido "algo" que debía llegar, luego fue a la sala en busca de una revista o un libro para leer mientras esperaba, guiado por un sentimiento interio. "Quería ver una especie de revista con fotos mientras yo estaba esperando, algo así como National Geographic, con fotos, y me fui por ahí y había un libro que me llamó la atención", dice. Tenía escrito: “La Reina de la Paz, Visitas a Medjugorje".

Era un libro sobre el lugar de las apariciones en Bosnia-Herzegovina por el padre Joseph A. Pelletier y Calloway no podía comprender lo que significaban las palabras, porque estaba en un idioma extranjero. Él en las fotos vio a seis niños mirando a la nada. Se preguntó si los videntes habían tenido una aparición - algo de lo que nunca había oído hablar. Leyó el título y dijo que estaban buscando a la "Virgen María". Estaba tan poco familiarizado con la religión que no tenía idea de quién era la “Virgen”. "Creo que Jesús fue como Santa Claus", recuerda. "Yo era una pizarra en blanco". Siguió viendo más imágenes, y vio otras palabras, como el Rosario, la comunión y la Eucaristía, sobre los cuales tenía una idea muy vana.


Estaba en lenguaje católico, pero él comenzó a leerla con avidez. No podía dejar de leerlo. "Leí el libro entero antes de las 3:30 o 4 de la mañana", dice. "Me comí ese libro como si fuera la vida. Lo consumí. Y me dije, 'Eso es verdad. Todo en ese libro es cierto." Ella decía que Jesús era Dios, y pensé, todo lo que dice es verdad. Parecía tan hermoso y perfecto. Ella cautivó mi corazón. Y Donald dijo entonces: 'Yo me entrego totalmente a esta mujer. "

El joven se dirigió a su madre a la mañana siguiente y le dijo que quería ver a un sacerdote. Ella se sorprendió. Conocía a un capellán de la base, y ahí es donde terminó yendo - saltando de alegría como un niño pequeño con su pelo largo que aún conservaba.

Cuando Calloway se encontró con el capellán de la Armada, el sacerdote le dijo que fuera a la iglesia y se sentara mientras decía misa, y luego hablaría con él. Donald hizo lo que se dijo, a la espera con un pequeño grupo de mujeres filipinas recitó una oración repetitiva - por supuesto, era el Rosario. Luego llegó el momento en que cambió su vida. El sacerdote se cambió de ropa. Calloway pensé que era algún tipo de rito No tenía idea de lo que estaba pasando. "Me sorprendió. Todas estas mujeres se arrodillaban y ponían de pie al mismo tiempo."


Pero acaba de hacer clic. De repente, este joven - adicto a las drogas, fuera de control - "sabía" lo que estaba pasando, que lo que estaba ocurriendo era una "verdadera" re-presentación de lo que había sucedido hace 2000 años atrás, y que lo estaba viviendo. "Se paró el tiempo", dice. "Me vi en el Calvario con la contemplación de los fieles el sacrificio del cordero." Todo en él lo cautivó. Sintió la presencia de Cristo - sabía que estaba allí – como un sacerdote.
Él tenía veinte años, va el 21, y "todo lo que sabía era que yo estaba locamente enamorado de Dios y nuestro Salvador."

Tanto lo tocó esta experiencia de la Misa que el joven Calloway se sintió preparado para ir de puerta en puerta contando a todos sobre esto. El entusiasmo explotó. Después de la misa se fue a casa, destruyó todos sus posters, agarró varias negro bolsas de basura grandes, y se deshizo de casi todo en su habitación - Sustituyó todo con una foto del Papa y otra del Sagrado Corazón de Jesús, que el sacerdote le había dado (junto con un crucifijo).



"No recuerdo haber dicho una oración en mi vida", dice de su regreso a su habitación. "Miré el libro, los seis niños, que estaban de rodillas con sus manos juntas, y yo hice lo mismo. No tenía idea de cómo funcionaba. Yo no sabía lo que iba a ocurrir a continuación . Mis ojos se centraron en la imagen del Sagrado Corazón y mientras miraba la imagen sabía que algo dentro estaba en mí y era el Dios-hombre colgado en la Cruz - y que todo lo que la Santísima Virgen María dijo era para gente como yo.

"Yo lloraba profusamente. Podría haber llenado un balde. Yo estaba tan arrepentido de las cosas que había hecho. Todo vino a mí a la vez. Sentía como si todos los líquidos de mi cuerpo salieran de mis ojos. Sin embargo, al mismo tiempo Yo sabía que había esperanza, y yo estaba llorando lágrimas de alegría. Casi reía. Yo sabía que este Jesús murió por mí y me amaba.



"Después de mucho tiempo me recosté en la cama y por primera vez en años me sentí libre. Una paz increíble se apoderó de mí. Algo me pasó a mí que yo no sé cómo explicarlo. Cuando estuve a punto de dormir, algo vino detrás de mí y tiró de mi cuerpo. Mi alma o espíritu o lo que salía de mi cuerpo. No podía decir nada, no me podía mover, espiritualmente lloré, me aterroricé de miedo. La única persona que conocía era a María, entonces grité con toda mi alma “¡María!” - y de repente me empujaron de nuevo en mi cuerpo con la fuerza del universo sobre mí y oí la voz femenina más hermosa que he escuchado y haya oído, diciéndome: "Donnie, estoy tan feliz. '

"Nadie me ha llamado Donnie, sólo mi madre", "Fue increíble".

Al instante, Calloway había perdido el deseo de seguir en todos sus vicios - los pensamientos impuros acerca de las mujeres y cigarrillos. No hubo más deseos de hacer todo lo que había estado haciendo! "Dios simplemente me cambió, y fue increíble", dice. "Cristo me abrumó con su amor". “Después de esto, vivía en la iglesia, recitando las estaciones de la Cruz hasta que la misa se llevara a cabo, incluso dormía en las bancas. Empecé a recitar el Rosario, llevaba un escapulario, leyendo todo lo que podía de los santos".Él dice que experimentó en su ser una sobrenatural "infusión de conocimiento" sobre la fe católica y se convirtió en un plazo de nueve meses.Poco después, se unió a los Marianos de la Inmaculada Concepción y discernió la vocación sacerdotal.

"Lo mejor que un niño puede ver en los padres es, para un hombre, ver a un padre de rodillas,esa es la fuerza. Cuando un hombre está de rodillas, que es la estabilidad. Cuando un niño ve eso, es una declaración confesional. Se dice mucho. Y cuando ven a una mamá y un papá ser amables y cariñosos el uno al otro, también es importante -muestra bondad hacia los demás".

En cuanto a su conversión, el Padre Calloway señala: "No hay accidentes en la vida. Todo sucede por una razón, porque son los planes de Dios Padre." Y en cuanto a Nuestra Señora de Medjugorje: sin ella, dice, "Yo podría estar muerto." Enlace a su página web (aquí)

¡Alabado sea Jesucristo!

21 comentarios:

  1. Es una maravilla la historia de personas que fueron iluminadas por Dios como San Pablo.

    ResponderEliminar
  2. Impresionante...

    ¿Y por qué esa foto abrazado por su madre en su Ordenación se me ha superpuesto a la parábola del Hijo Pródigo?

    Las oraciones de las madres...; pienso que tienen todas ellas una chispa divina, unas gotas de sangre de la Madre de todos, la Reina de todos los caminos, suburbios, baretos y lo que haga falta para devolverlos a Su Seno, recrearlos, devolverles la inocencia y, seguros ya, volver a los caminos para hacer -uno a uno...- de este mundo un Reino de Paz para todos Sus Hijos, todos los hombres.

    ResponderEliminar
  3. Para Dios no hay nada absolutamente imposible. A Dios no le para ni el mal, ni el pecado...tan solo nuestra libertad que Él mismo nos dio.
    Si decimos sí a Él, ya no hay quién pare a Dios.
    Se han nombrado palabras "mágicas" para mí: Sagrado Corazón de Jesús, Misericordia, María, Medjugorje,Rosario, escapulario, vida de santos...
    No voy a entrar en detalles, no pienso hacer una confesión pública de mis pecados, pero la vida de este sacerdote y la mía tienen demasiado en común.
    Hoy contaré algo que solo conté a una persona hasta hoy, ni siquiera mi madre con la que comparto la fe me atreví a decirselo. La única persona que lo sabía hasta hoy lee este blog, no diré más. El motivo de no querer contarlo...sencillamente ya iba a ser demasiado con el testimonio que ya conté,milagro del Sol dos días, mensaje de Dios, don de lágrimas...

    Bien, pues lo que no conté es esto:
    Subiendo al monte Krizevac por la noche vi a mi Ángel de la Guarda. Me acompañó todo el camino hasta arriba.

    Medjugorje no se puede explicar, Medjugorje se vive. Id allí, no digo más.

    En esta maravillosa historia está la huella de María, Nuestra Madre.

    Id allí antes de que se acaben las aparciones, la Virgen lo ha dicho:

    "ES LA ÚLTIMA VEZ"

    ResponderEliminar
  4. Manifestación plena de la Gloria de Dios. Manifestación plena de la unción del Espíritu Santo.
    Fraternalmente,
    Claudio

    ResponderEliminar
  5. Impresionante Ángel, conforme iba leyendo me venía a la mente el libro de María Vallejo (el de la conversión de un delincuente) y luego al comprobar que la conversión de él fue al leer un libro de Medjujorge que emoción.... Nuestra Madre Celestial está en todo lugar y como nos lleva de su mano...... muchas gracias Ángel precioso testimonio.
    ¿Cómo fue la pelicula?
    un abrazo y queda pendiente visitar el Santuario de Montserrat aunque nos veamos una vez al año es muy bonito recordar que es al lado de nuestra madre celestial.

    ResponderEliminar
  6. Una historia impactante. En algunos aspectos me suena haberla vivido, lo esperanzador, y lo más conmovedor es experimentar lo mucho que DIOS nos quiere, y que ha pesar de estar huyendo de su amor... EL nunca desiste...
    Me emociona, porque como digo, en algun momento, me siento retratado y veo, una vez más, la mano amorosa del PADRE, intentando guiar mis pasos, mientras, tantas veces, yo la he apartado...
    Gracias también a BRUCE por su aleccionador e impresionante comentario y gracias a tí, ANGELICAL amigo, por enseñarnos estas bellas y reales historias del AMOR DE DIOS.
    .
    ABRAZOS.
    .
    Off topic. No quiero irme sin antes, poner la vista en esa madre, que no se rindió. A través de sus lágrimas y de sus oraciones logró la salvación de su hijo. Lo mismo que SANTA MÓNICA, con su descarriado AGUSTIN.
    Más abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Estas conversiones tan a lo bestia, me llegan muy profundo conozco a este sacerdote por youtube que tiene varios videos contando su conversión, preciosa entrada, y tengo muchisimas ganas de ir a Medgujorje!!!
    abrazos

    ResponderEliminar
  8. Una maravillosa historia llevada de la mano de Nuestra Señora hasta su queridísimo Hijo, que lo abrazó con todas sus fuerzas, para con Él.

    ¡Cuánta fe la de esa madre que no dejó de pedir!

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Angelo,

    me emocioné leyendo esa historia de conversión tan maravillosa!
    Gracias por compartirla con nosotros.

    Saludos,

    Sergio.

    ResponderEliminar
  10. Este caso no es único, nos muestra
    Una vez mas el Poder de la oración,
    la oración nos lleva a la convesión
    propoia o de las personas por las que oramos, si en esta conversion
    descubrimos el Amor y La misericodia de Dios entoces nuestra vida tiene
    que cambiar, como cambio, S. Pablo, S, Agustin, S, Francisco, este sacerdote y muchos mas.
    Como testimonio os diré, que en par de semanas he tenido la bendición de encontrarme con dos personas que han llegado hasta mi para conocer a Jesús. una de ellas
    en Especial tras esplicarle brevemente la manifestación del Amor de Jesús, y como Jeús nos Ama
    rompió a llorar intensamente y
    después de un rato de silencio me
    Dijo que su vida, tiene que cambiar
    pongamos estas intenciones tambien
    en nuestra mochila de oraciones.
    a los dos les recomende, buscar un sacerdote para que se pudieran confesar.

    ResponderEliminar
  11. Cuando nos asalten los escrúpulos pensando que nos vamos a condenar hagamos lo que hagamos,que no somos dignos,que somos tan falsos como Judas que a pesar de haber vivido con Jesús, de ver sus milagros, de escucharle predicar...no le valió de nada.Podemos leer eb esos momentos una maravillosa historia de conversión como ésta en la que Jesús nos demuestra que SIEMPRE que le busquemos Él va a estar ahí, que no nos dejará caer, que por más que le huyamos Él siempre irá detrás nuestra sin decir nada, pero estando ahí esperando que nosotros demos el paso.

    A mí esta historia me ha recordado la historia también real que incluye el libro de Jesús García en su libro "MEDJUGORJE" de un sacerdote que antes de convertirse era un traficante bastante mafioso también consumidor de drogas y que había hecho de todo lo malo habido y por haber.

    Los creyentes que ya estamos en el camino del Señor deberíamos tener muy a mano un par de episodios de las Escrituras porque una vez en el camino a casas los peligros son otros a tener en cuenta. Concretamente la parábola del Fariseo y el Publicano, y en otra ocasión en la que los apóstoles entre ellos criticaban a los fariseos y Jesús se vuelve a ellos para recriminarlos y decirles una frase que deberíamos grabarnos a fuego:

    "NO CRITIQUEIS A LOS PECADORES, NO VAYA SER QUE SE CONVIERTAN Y ENTREN ANTES QUE VOSOTROS EN LOS REINOS DE LOS CIELOS"

    ¿Quién nos garantiza que los que estamos ahora en el camino del Señor no nos desviemos de ese camino como tantas veces ha sucedido y después de tanto criticar a pecadores como este sacerdote antes de convertirse tan brutalmente y nosotros nos tengamos que vernos recorrer el muchas veces tan duro camino del Hijo Pródigo?

    HUMILDAD, HUMILDAD, HUMILDAD.

    Y hablando de Medjugorje, las "cinco piedras de Medjgorje" para vencer a nuestro Goliat:

    -Oración, Ayuno, Biblia, Confesión y Eucaristía no són el mensaje más repetido ni mucho menos a pesar de su importancia.

    Lo que más repite la Virgen en todos sus mensjaes es ORAD. Tanto que lo repite en muchos mensajes hasta tres veces seguidas siempre de esta forma:

    ORAD, ORAD, ORAD.

    Para perseverar y no salir del camino eso es lo que hay que hacer sin parar.

    ResponderEliminar
  12. Angel, impresionante historia. Muchísimas gracias por publicarla. Viendo tu post de hoy me ha picado la curiosidad y me he enganchado con una entrevista al Padre Calloway que aparece en youtube que es realmente extraordinaria. Dejo aquí el enlace por si alguien tiene interés: http://www.youtube.com/watch?v=jt9R2agiDAA

    ResponderEliminar
  13. Vivo en un mundo donde la Iglesia realiza miles de Milagros todos los días. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. La entrada es larga pero te aseguro que la he leído palabra por palabra.

    Es curioso, ¿verdad? que su madre se convirtiera primero. El ejemplo de los padres y lo que hacen de su vida es fundamental e influye para lo bueno y para lo malo.

    Un testimonio actual e impresionante.

    ResponderEliminar
  15. Que maravilla Angelo, es imposible no poder dar gracias a diario al Senor. Hoy mismo voy a tratar de comprar el libro, se que sera un viaje hermosisimo poder leerlo.

    Gracias Angelo por la recomendacion y el post. Que Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  16. Vengo a desearte y a desearos a todos un precioso fin de semana en el Señor y unidos en la oración por la Iglesia perseguida,

    ¡Beeeesitos a repartir!!!

    ResponderEliminar
  17. Se lo que es llorar de este modo y sentir el espiritu dentro como un torrente de fuerza Angelo....toqué fondo hace dos años, cuando descubrí lo que era estar "velada"....y ahora el Señor me reconstruye dia a dia....es un Gozo inexplicable, porque la Madre me susurro desde muy dentro Eres de mi propiedad, y ya nunca sentiras la soledad. No conocia a este sacerdote, asi que gracias por enseñarmelo....un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Gran e impactante testimonio. Muchas gracias por compartirlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Me encantó este testimonio. Hace días leí algo de este sacerdote en ReL y tenía ganas de conocer más en profundidad su conversión y vida, y mira por donde que aquí en tu blog he encontrado lo que buscaba. Gracias por esta maravillosa entrada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. ¡Por fin! Ay Charlie... que no me dejaba acceder a mi blog desde el viernes, pero aunque leía las entradas, no me dejaba dejar el comentario ni como anónimo.

    Esta entrada me ha ayudado... ni te imaginas, ha caido como agua de mayo en mi tierra (=mi vida), muchas gracias.

    Si me puedes hacer un favor..., no he recibido esta entrada por mail, no sé por qué, si me la puedes enviar... así la guardo como algunas que tengo, como oro en paño. Aprovecho para pedirte también la que escribiste de la pequeña de Dios. Si puedes y tienes tiempo lo envías, si no, no te preocupes.

    Ay Angelo, gracias por taaantas cosas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Muchas gracias Angelo por el testimonio de conversión tan especial.
    Cuando leo los testimonios siempre me emociono porque veo claramente la misericordia de Dios en todos nosotros. Hasta el más pecado recibe la Gracia de Dios.
    Mil gracias.
    CiT.

    ResponderEliminar